Brasil es el segundo país del mundo con más decesos por COVID-19 después de Estados Unidos. | Fuente: EFE

Brasil registró 2 811 fallecidos y 73 295 casos de la COVID-19 en el último día, en medio de una tendencia de estabilización de la pandemia, que aún deja cifras altísimas en el país, según los datos divulgados este miércoles por el Gobierno.

El último boletín del Ministerio de Salud indica que el país acumula ya 14 930 183 positivos y 414 399 muertes asociadas al nuevo coronavirus desde el estallido de la pandemia, hace unos 14 meses.

Brasil es el segundo país del mundo con más óbitos por COVID-19 después de Estados Unidos (572 190), y el tercero con más infectados, por detrás del país norteamericano (32,1 millones) e India (20,6 millones), de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En los últimos siete días, el gigante latinoamericano ha reportado en promedio unos 58 500 contagios y 2 300 fallecidos diarios, un promedio inferior a los 77 000 casos y los 3 100 óbitos diarios registrados entre finales de marzo y principios de abril.

Ese ligero descenso, sin embargo, podría interrumpirse por la prematura flexibilización de las restricciones, que coincide con una incidencia del virus aún muy alta en todo el territorio nacional, según han advertido los especialistas epidemiológicos.

Entre marzo y abril, la explosión de casos y hospitalizaciones por COVID-19 puso al borde del colapso el sistema público de salud y obligó a la mayoría de los estados brasileños a volver a adoptar rígidas medidas para contener el avance del coronavirus.

Pero después de tres semanas de tímida caída, los Gobiernos regionales y municipales han autorizado la reapertura de las principales actividades económicas.

Los especialistas temen ya la llegada de una tercera ola de la pandemia en Brasil, donde la vacunación sigue a un ritmo lento, pues desde enero ha recibido la primera dosis un 15,5 % de la población y la pauta completa apenas un 8 %.

Un exministro de Salud confirmó las presiones de Jair Bolsonaro por la cloroquina. | Fuente: AFP

Presiones de Bolsonaro por la cloroquina

En el apartado político, el exministro de Salud Nelson Teich, que abandonó el Gobierno en mayo de 2020 tras un mes en el cargo, compareció este miércoles en la comisión parlamentaria que investiga posibles "omisiones" del Ejecutivo de Jair Bolsonaro en el combate a la pandemia.

Teich confirmó que recibió presiones del presidente Jair Bolsonaro para recomendar cloroquina contra la COVID-19 en la sanidad pública, lo que a la postre precipitó su renuncia al cargo.

El mandatario ha defendido públicamente el uso de la cloroquina y su derivado, la hidroxicloroquina, para la COVID-19, a pesar de que su eficacia contra esa no enfermedad no está comprobada científicamente.

En la víspera, el primero de los cuatro ministros de Salud que ha tenido Brasil desde el inicio de la pandemia, el también médico Luiz Henrique Mandetta, afirmó que Jair Bolsonaro ignoró todas las advertencias que él y su equipo le trasladaron sobre la gravedad del SARS-CoV-2.

Por su parte, Bolsonaro, líder de una negacionista extrema derecha, alertó este miércoles en un acto oficial que puede dictar un decreto para garantizar a los ciudadanos la "libertad" de "trabajar" e "ir y venir", dentro de su campaña contra las medidas sanitarias.

También puso en duda el origen del coronavirus, algo que ha hecho en otras ocasiones.

"No se sabe si nació en un laboratorio o si fue por un hombre que se comió un animal. Sabemos que hay guerras bacteriológicas", dijo Bolsonaro, quien apuntó, en una clara referencia a China, que en ese contexto se debe observar "cuál es el país cuyo PIB más creció con la pandemia".

(Con información de EFE)

 

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.

NUESTROS PODCAST

'Espacio Vital': La OMS evalúa el nivel de eficacia de la vacuna china de Sinopharm. Según el reporte del laboratorio, su nivel de eficacia para evitar la hospitalización y, en general, para no enferemarse, es de 78.7% Respecto a la efectividad, es decir el resultado tras el estudio en la vida real, es para mayores de 60 años de 91% y en menores de 60 años, de 90%. La vacuna de Sinopharm es muy segura.