Universidad rusa asegura que completó con éxito las pruebas de la primera vacuna contra la COVID-19

El fármaco demostró su capacidad para crear inmunidad sin efectos secundarios peligrosos para la salud en los grupos de voluntarios que se sometieron a las pruebas, según la Universidad Séchenovski de Moscú

Fotografía referencial
El único efecto que se evidenció en los voluntarios fue un aumento de la temperatura corporal en los mismos días. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: ANDREW CABALLERO-REYNOLDS

La Universidad Séchenovski de Moscú, en Rusia, anunció por lo grande este sábado que la experimentación clínica de la primera vacuna contra la COVID-19 ha culminado y ha sido exitosa, de acuerdo con la agencia RIA.

Los voluntarios que fueron sometidos a las pruebas son militares rusos de ambos sexos, quienes participaron por iniciativa propia del experimento, así lo declaró el ministro de Defensa ruso.

El primer grupo de estos voluntarios será dado de alta el próximo miércoles y el segundo el próximo 20 de julio, según informó Nóvosti Vadim Tarásov, director del Instituto de Medicina Traslacional y Biotecnología de la Universidad de Séchenovski.

Según las autoridades rusas, el fármaco ha demostrado su capacidad para crear inmunidad ante la COVID-19 sin implicar efectos secundarios nocivos para la salud. La siguiente fase en el proceso será iniciar la producción de la vacuna a gran escala.

“La Universidad Séchenovski ha completado con éxito las pruebas en voluntarios de la primera vacuna del mundo contra el coronavirus”, indicó Tarásov. El medicamento ha sido desarrollado por el Cento de Investigación Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaléi de Moscú en colaboración con el Ministerio de Defensa ruso, Serguéi Kuzhuguétovich Shoigú. 

Los voluntarios estuvieron aislados durante un largo periodo de tiempo (incluso antes de las pruebas) para excluir la posible infección por coronavirus. Este estado prolongado de confinamiento, sin embargo, afectó el estado psicológico de los participantes de la prueba: aumentó el estrés emocional y se tuvo que recurrir a psicólogos.

Los voluntarios volverán pronto a su vida normal, pero tendrán que seguir sometiéndose a exámenes médicos periódicos, de modo que los médicos puedan evaluar cómo se comporta su sistema inmunológico.

Alexánder Lukáshev, director del Instituto de Parasitología Médica y Enfermedades Tropicales y de Transmisión Vectorial de la misma casa de estudios, señaló que el objetivo de este estudio clínico era comprobar la seguridad de la vacuna para la salud de las personas.

Salvo un aumento en la temperatura corporal durante los primeros días después de la vacunación, los participantes de la prueba no experimentaron otra reacción negativa. “Todos se sienten bien”, señaló Lukáshev.

Por otro lado, el director del Centor Gamaléi, Alexánder Guínstburg, señaló que existe una alta probabilidad de que el paciente desarrolla una inmunidad por al menos dos años y, posiblemente, por más tiempo.

La viceprimera ministra rusa, Tatiana Gólikova, sostuvo que luego de que se realice el registro estatal de la vacuna en agosto, la producción arrancará en el mes de setiembre, de modo que se pueda proceder a a realizarla a escala desde la industria farmacéutica.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.