Después de 23 años descubren que paciente no estaba en coma

´La frustración es una palabra demasiado pequeña para describir lo que sentí´, dijo el paciente con ayuda de monitores.
Foto: EFE
Tras 23 años de ser diagnosticado en estado vegetativo por una incorrecta aplicación de la Escala de Glasgow -que evalúa la vista, el habla y las respuestas motoras- un ex estudiante de ingeniería ahora puede contar su historia.

"Todo ese tiempo solo, literalmente, soñaba con una vida mejor. La frustración es una palabra demasiado pequeña para describir lo que sentí", cuenta el paciente, en declaraciones recogidas por el diario The Telegraph.

El caso de Rom Housbens se hizo público a través de un artículo escrito por el neurólogo Steven Laureys, quien llevó a cabo su reevaluación y descubrió que el cerebro de Houbens tenía un funcionamiento completamente normal.

Tras sufrir un accidente automovilístico en 1986 quedó incomunicado pero hace tres años, la reevaluación de su caso en la Universidad de Lieja le permitió de cierta forma volver a la vida aunque con ayuda de monitores.

Housbens ahora tiene un dispositivo especial encima de su cama que, incluso, le permite leer libros mientras está acostado.

"Quiero leer, hablar con mis amigos mediante la computadora y disfrutar de la vida ahora que la gente sabe que no estoy muerto", añade.