Estados Unidos ha intensificado su contacto con la oposición libia y se plantea reconocer la autoridad del Consejo Nacional de Transición (CNT), aunque ese paso aún enfrenta "obstáculos legales", dijo hoy el embajador estadounidense en Libia, Gene Cretz.

"Estamos considerando la posibilidad del reconocimiento (del CNT), pero existen varias cuestiones de derecho internacional que hay que responder", afirmó Cretz en una conferencia de prensa en el Departamento de Estado.

El diplomático, embajador en Libia desde finales de 2008, recordó que Estados Unidos ha dado "otros pasos", como la suspensión de las relaciones con la embajada libia en Washington o el reparto de ayuda humanitaria, para demostrar un "apoyo muy sólido al CNT".

"Las personas que estamos conociendo, las acciones que han emprendido y las declaraciones que han hecho nos han llevado a concluir, al menos en esta fase inicial, que son una fuerza positiva, con la que tenemos que estar comprometidos ahora mismo", indicó Cretz.

Desde que la embajada estadounidense se reconstituyó en Trípoli, ha tenido "relaciones muy activas" con los funcionarios y profesionales que hoy forman parte del consejo opositor, por lo que les conocen bien, explicó.

No obstante, matizó, eso no significa que Washington lo sepa todo sobre el órgano opositor. "No lo sabemos, y por eso tenemos que ser prudentes", dijo.

El embajador mantuvo hace unos días un "contacto limitado" con algunos miembros del régimen de Muamar al Gadafi, "con el único objetivo de asegurarme de que habían escuchado y entendido el mensaje del viernes del presidente" Barack Obama, que instaba al Gobierno a cumplir de inmediato con el alto el fuego.

Además, aseguró que los encuentros entre el secretario adjunto de Estado para Asuntos de Oriente Próximo, Jeffrey Feltman, y funcionarios libios como el ministro de Exteriores, Mussa Kussa, han dejado entrever un creciente sentimiento de "desesperación" por parte del régimen.

Para el diplomático, la intervención estadounidense en el país era necesaria para frenar la "crisis humanitaria de proporciones catastróficas" que se cernía sobre Bengasi a raíz de la "ola sangrienta de violencia y represión" desatada por Gadafi.

"Por sus palabras, por sus acciones, y ciertamente por sus obras pasadas, supimos que Gadafi hablaba en serio cuando amenazó con ir casa por casa para vengarse de la gente de Bengasi. La coalición internacional se vio forzada a actuar", dijo Cretz.

El relevo del mando de las operaciones militares en Libia a las fuerzas de la OTAN -que el jueves acordó hacerse con el control de la misión- tardará aún unos días en producirse, según señaló en la misma conferencia de prensa el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

"La decisión (de la OTAN) refleja un acuerdo preliminar de los aliados respecto a que la misión debe integrarse en la estructura de la organización, pero no habrá un acuerdo formal hasta que los países aprueben el plan", recordó.

Toner espera que ese plan de acción militar se apruebe "el próximo domingo 27 o el lunes 28".

EFE