ESTADOS UNIDOS AGRESIÓN
Esa madrugada, un oficial respondió a una llamada de emergencia por un caso de "agresión agravada" en un hotel en Orlando. | Fuente: AFP/Referencial

Una mujer en Florida "gruñía" y "rugía" cuando la policía la encontró con la boca llena de sangre luego de haber atacado a mordiscos a un hombre en una habitación de un hotel, causándole graves daños en el pene y los testículos. La supuesta atacante, Priscilla Vaughn, de 29 años, fue arrestada el 19 de mayo e inculpada de intento de homicidio y privación de libertad, según el reporte policial del incidente obtenido el jueves por la AFP.

Esa madrugada, un oficial respondió a una llamada de emergencia por un caso de "agresión agravada" en un hotel en Orlando, en el centro de Florida, y encontró la puerta de la habitación cubierta de sangre. "Al entrar, observé una mujer desnuda (...) rodando de un lado a otro en el piso de la habitación, gritando y gruñendo", relató uno de los policías en su informe, según quien la habitación era un caos y estaba llena de sangre.

La violenta agresión

Vaughn "estaba desnuda, y gruñía y rugía a los oficiales", escribió otro funcionario. La víctima, un hombre de 30 años, tenía "severas heridas de mordida" en varias partes del cuerpo. "Su escroto estaba muy lacerado por otra mordida, causando evisceración testicular. También tenía una laceración significativa en el pene por otra herida de mordida", dice el reporte.

Supuestamente, el hombre conoció a la mujer, que se identificó como prostituta ante la policía, a través de una página web. Una vez en el hotel, ambos consumieron alcohol, marihuana y MDMA. De acuerdo al relato del hombre, en un momento dado durante la felación Vaughn comenzó a volverse más agresiva y a morderle sus genitales.

La mujer "gruñía" y "rugía"

El hombre declaró a la policía que, como ella era "muy poderosa", él no había podido defenderse. Dijo además que Vaughn le había quitado el teléfono para que no llamara a la emergencia. Evette Mays, una mujer que intentaba dormir en una habitación vecina, hizo la llamada.

Vaughn fue arrestada y tanto ella como el hombre fueron enviados a un hospital. Mays dijo a la policía que, durante todo el episodio, "pudo escuchar a una mujer gruñir" y que también oyó una voz de mujer gritando "ayuda" y "aléjate de mí" varias veces. Vaughn aseguró a la policía que el hombre la había drogado con una "yerba mala" que acabó en este violento episodio.

(Con información de AFP)