Flores y pañuelos blancos reciben a policías y soldados liberados por FARC

Para el miércoles está previsto el regreso a la libertad del ex diputado del Valle del Cauca Sigifredo López cautivo desde el 2002.

El aeropuerto de la ciudad colombiana de Villavicencio se convirtió en una algarabía de flores y pañuelos blancos para recibir, entre aplausos y muestras de afecto, a los tres policías y el soldado liberados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

 

Tras casi doce horas de tensa espera, se completó así la primera fase de un complejo operativo que originó el regreso a la libertad de estos cuatro agentes del orden secuestrados en 2007.

 

Se trata de los policías Walter José Lozano Guarnizo, Alexis Torres Zapata y Juan Fernando Galicia Uribe, quienes eran miembros de la unidad antisecuestros (Gaula) e investigaban un rapto cuando fueron capturados en el sureño y selvático departamento de Caquetá.

 

El cuarto colombiano que salió del infierno es el soldado del Ejército William Giovanny Domínguez Castro, a quien las FARC capturaron el 20 de enero del 2007 después de un combate, también en Caquetá, en el que sus compañeros lo dieron por muerto.

 

"Tenemos que luchar por todos los prisioneros que están en las selvas, tenemos que rescatarlos", gritó emocionado Torres Zapata de 26 años.

 

Todos agradecieron a los medios de comunicación su contribución, pero sobre todo al movimiento Colombianos por la Paz, liderado por la senadora Piedad Córdoba, mediadora en esta operación humanitaria.

 

El policía Juan Fernando Galicia pidió a sus compañeros que siguen cautivos que tengan fe: "Sin duda alguna con la colaboración de la senadora pueden salir este año", matizó al recordar que lo más duro del cautiverio fue sobrevivir a los cordones de seguridad del Ejército.

 

Los cuatro dieron emotivas declaraciones a la prensa en la pista del aeropuerto de Villavicencio, entre frases entrecortadas y en las que siempre se escuchaba la palabra "gracias".

 

Un final feliz para una jornada compleja que tuvo visos de hacer fracasar la misión cuando la cadena Telesur informó desde Caracas que uno de los testigos, el periodista Jorge Enrique Botero, había denunciado hostigamiento de las fuerzas armadas sobre el equipo humanitario.

 

A su llegada a Villavicencio, junto a los liberados, Botero confirmó estos hechos y dijo que una serie de sobrevuelos de aparatos militares "por poco dan al traste" con las liberaciones.

 

El periodista dijo que tiene pruebas fehacientes en audio y vídeo de los sobrevuelos "notorios, abundantes y reiterativos" que, según comentó, se produjeron durante dos horas mientras tenía lugar la entrega.

 

Aquello generó un "enorme nerviosismo", aunque finalmente todo salió adelante gracias a la actitud de los delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), de los integrantes de Colombianos por la Paz, de los pilotos brasileños y de los propios guerrilleros.

 

Esta misión, liderada por la senadora Piedad Córdoba y coordinada por la Cruz Roja, se realizó en helicópteros prestados por el Gobierno de Brasil que llevaban logotipos del organismo humanitario.

 

El Gobierno, por su lado, celebró las liberaciones y exigió a las FARC que entreguen sin condiciones a todos los secuestrados, pero fue tajante al negar las acusaciones de Botero.

 

El comisionado de paz, Luis Carlos Restrepo, insistió en que las operaciones militares cesaron durante el operativo y que el Gobierno ha ofrecido todas las garantías, al considerar falsos esos supuestos sobrevuelos.

 

Por su lado, el soldado liberado William Giovanny Domínguez Castro dijo que él y sus compañeros nunca escucharon nada que indique que hubo operativos y bombardeos mientras se producía la entrega.

 

Para el miércoles está previsto el regreso a la libertad del ex diputado del Valle del Cauca Sigifredo López, cautivo desde 2002 y quien por fortuna se salvo de la matanza a la que fueron sometidos sus compañeros legisladores en 2007, durante un confuso enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y la guerrilla.

EFE