Las autoridades vienen investigando este caso.
Las autoridades vienen investigando este caso. | Fuente: Municipalidad de Teculután

El alcalde del municipio de Teculután, Guatemala, César Augusto Paz Castañeda, fue asesinado este lunes en un ataque armado junto a sus dos guardaespaldas cuando se trasladaba en su vehículo.

Una fuente de la Municipalidad de Teculután, ubicada 122 kilómetros al este de la capital guatemalteca en el departamento de Zacapa, confirmó a la Agencia EFE el fallecimiento del alcalde Paz Castañeda, de 64 años, juramentado en el cargo el pasado 14 de enero.

El ataque armado que cobró la vida de Paz Castañeda y sus dos guardaespaldas ocurrió apenas a 45,5 kilómetros de distancia del municipio de Gualán, donde se encontraba el presidente, Alejandro Giammattei, en una gira de trabajo por el coronavirus.

La congresista Evelyn Morataya, de la misma organización política que llevó a la alcaldía a Paz Castañeda, el partido Bienestar Nacional, publicó en su cuenta de Twitter su "consternación y tristeza" por recibir la noticia "de la muerte violenta del alcalde de Teculután, Zacapa".

Según Morataya, exprimera dama de la nación (2000-2004), Paz era "un alcalde que estaba muy comprometido con su pueblo y estaba haciendo un gran trabajo. Una gran pérdida la vida de César Augusto Paz. Resignación a su familia".

La última actividad pública del alcalde de Teculután sucedió esta mañana, cuando se reunió con colaboradores del municipio para darle seguimiento al tema del coronavirus.

Una fuente de la oficina de Comunicación del Ministerio Público indicó a EFE que el personal de la Fiscalía de Distrito de Zacapa en coordinación con equipo de la Dirección de Investigaciones Criminalísticas se dirigió al caserío Los Puentes, contiguo a Teculután, "para procesar la escena donde ocurrió el ataque armado".

Guatemala, junto a El Salvador y Honduras, conforma una de las regiones más violentas de Latinoamérica y el planeta, de acuerdo a cifras oficiales.

La nación centroamericana ha contabilizado 60.000 asesinatos en la última década, aunque según registros de diversas fuentes el registro es menor que en los primeros diez años del presente siglo.

Durante los primeros cuatro meses de 2020 las autoridades han confirmado una disminución aún más drástica de necropsias por muertes violentas respecto al año pasado, con un declive del 32 por ciento.

EFE