EFE

Tras ser señalado de corrupción, el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, ha evitado a toda costa comparecer ante los medios de comunicación y ha juramentado a dos nuevos ministros en un acto privado.

Desde que el pasado viernes el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) solicitaran un antejuicio por supuestamente liderar, junto con su exvicepresidenta Roxana Baldetti, la red de corrupción "La Línea", cinco ministros renunciaron en apenas tres días.

No obstante, hasta el momento, Pérez Molina solo aceptó las renuncias de la titular de Educación, Cynthia del Águila, y el de Salud, Salud Monterroso.

En su lugar, el mandatario nombró este martes a Eligio Sic y Pablo Werner Ramírez, respectivamente.

También juramentó a Acisclo Valladares Urruela como nuevo comisionado presidencial para la competitividad, tras la renuncia el sábado de Juan Carlos Paiz.

En un audio divulgado a los medios de comunicación, Pérez Molina leyó la hoja de vida de los nuevos funcionarios y les tomó el juramento en sus nuevos cargos.

El lunes también presentaron su dimisión el titular de Finanzas, Dorval Carías, y el de Comunicaciones, Víctor Corado; junto con los viceministros de Finanzas, Edwin Martínez, encargado del área presupuestaria; y Saúl Figueroa, responsable del área fiscal, y Ekaterina Parrilla, de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia.

La Presidencia no confirmó si estas renuncias, junto con la del ministro de Economía, Sergio de la Torre, y la de la Comisionada para la Reforma Policial, Adela Camacho de Torrebiarte, fueron o no aceptadas.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) dio trámite este martes al antejuicio contra el mandatario, mientras los internautas critican en redes sociales al presidente, que en un mensaje pregrabado emitido el domingo aseguró que iba a "dar la cara" pero que no volvió a tener actividad pública.

EFE