Los cuerpos de quince personas, al parecer asesinadas a tiros, fueron hallados hoy sobre una autopista del estado mexicano de Michoacán, al oeste del país, afectado por una espiral de violencia del crimen organizado.

Los cuerpos fueron examinados por las autoridades que se trasladaron hasta el lugar, en el municipio de Arteaga, y según fuentes periodísticas, estaban apilados, con las manos atadas a la espalda y con un tiro de gracia en la nuca.

Se desconoce si este hallazgo tiene alguna relación con la captura el fin de semana pasado de un capo de "La Familia Michoacana", acción que fue respondida por sicarios de ese cartel con varios ataques durante el sábado y domingo a centros policiales.

Michoacán es un estado donde se cultivan de forma ilícita marihuana y amapola, y es receptor en su costa del Pacífico de cargamentos de cocaína y de precursores para fabricar drogas sintéticas, que después son enviadas por el litoral hacia Estados Unidos.

El pasado sábado la Policía Federal capturó en Morelia, capital de Michoacán, a Arnoldo Rueda, a uno de los capos de "La Familia Michoacana", el principal cartel que opera en ese estado y que está en violenta pugna con los sicarios de "Los Zetas", brazo armado del cartel de "El Golfo".

Tras la captura de Rueda, miembros de "La Familia Michoacana" intentaron liberarlo de manos de la Policía mediante disparos de armas de grueso calibre y granadas, sin que se produjeran víctimas.

Después de su fracasado intento de rescate, varios grupos de sicarios de este cartel dispararon contra instalaciones policiales en distintos municipios de Michoacán, además en los estados de Guanajuato (centro) y Guerrero (sur), con un saldo de tres policías muertos y 18 heridos.

Sobre este capo, el fiscal general, Eduardo Medina Mora, dijo que durante 40 días permanecerá en detención preventiva para que las autoridades reúnan las pruebas necesarias para presentarlo ante un juez bajo los cargos de narcotráfico y homicidio.

(Foto: EFE)