Hongos “mágicos” proporcionan efectos antidepresivos que duran años, según estudio

La investigación a largo plazo demostró que una dosis única de psilocibina reduce la ansiedad en pacientes con cáncer.

"Estos resultados pueden arrojar luz sobre cómo los efectos positivos de una dosis única de psilocibina persiste durante tanto tiempo", dijo el director de la investigación. | Fuente: Flickr

Una sola dosis de psilocibina, un compuesto que se puede encontrar en los hongos alucinógenos, puede ocasionar mejoras significativas en la reducción del estrés y la ansiedad en pacientes con cáncer por un periodo de hasta cinco años después de su administración, según un nuevo estudio de la Escuelas de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York, publicado en el diario de Psicofarmacología.

La investigación venía llevándose a cabo desde el 2016 y tenía como eje la psilocibina. La psicoterapia, sumada a este compuesto en los pacientes con cáncer tuvo como producto mejoras significativas en la angustia emocional y existencial que experimentan un gran número de pacientes con cáncer.

El equipo reportó que el uso de este compuesto produce “mejoras inmediatas, sustanciales y sostenidas en la ansiedad y la depresión, además de conducir a una disminución de la desmoralización y la esperanza relacionadas con el cáncer, un mayor bienestar espiritual y una mejor calidad de vida”.

Después de una evaluación de seguimiento de seis meses, la psilocibina ha sido asociada con “efectos duraderos” contra la ansiedad y la depresión. Por otro lado, el seguimiento a largo plazo del mismo grupo de pacientes encontró que los efectos positivos se habían mantenido.

"Los participantes (de 71 a 100%) atribuyeron los cambios positivos en su vida a la experiencia de terapia asistida por psilocibina y la calificaron como una de las experiencias más significativas y espiritualmente significativas de sus vidas", explicaron los investigadores.

OTROS ESTUDIOS LOS RESPALDAN

El investigador principal del estudio, el doctor Stephen Ross, aseguró que ya en los años 50, los hallazos sobre estos hongos sugerían que la terapia con este componente era prometedora, en cuanto a mejorar el bienestar emocional, psicológico y espiritual de los pacientes con cáncer mortal.

Es así que la psilocibina podría convertirse en una herramienta útil para mejorar la efectividad de la psicoterapia y reducir los síntomas de la depresión. Los científicos creen que esta droga puede hacer al cerebro más “flexible y receptivo” a nuevas ideas y patrones de pensamiento.

Por otro lado, investigaciones previas indican que la droga activa una red del cerebro que propicia la autorreflexión, que ayuda a crear nuestro sentido del "yo". Las personas que sufren de depresión y ansiedad sufren una modificación en esta red cerebral debido a la preocupación, originando que tengan un pensamiento pesimista y rígido.