Islamistas exigen cierre de oficinas de servicios información de EEUU

"La presencia de este tipo de oficinas pone en gran peligro los intereses supremos de Argelia", indica An-Nahda.

 

El partido islamista argelino An-Nahda (El renacimiento) demandó hoy el cierre de todas las oficinas de los servicios de información estadounidenses en el país magrebí a raíz del caso del jefe de la CIA en Argel acusado de haber violado a dos argelinas.

En un comunicado, esta formación -que cuenta con cinco diputados en la Asamblea Nacional (Congreso)- justificó su petición por "el comportamiento vergonzoso de los funcionarios americanos" y también por que la administración de EEUU "apoya a los sionistas en detrimento del pueblo palestino".

"La presencia de este tipo de oficinas pone en gran peligro los intereses supremos de Argelia", indica An-Nahda.

El ex responsable de la CIA en Argel, Andrew Warren, fue acusado por dos jóvenes argelinas de haberlas drogado y violado, según informó el pasado miércoles la cadena de televisión estadounidense ABC.

Ambas presuntas víctimas, una de ellas con doble nacionalidad argelino-española y otra argelino-alemana, presentaron una denuncia contra Warren el pasado mes de septiembre en la Embajada estadounidense en Argel.

El agente de la CIA fue trasladado a Washington un mes después, según confirmó a Efe la Embajada estadounidense en Argel, y las autoridades de EEUU han abierto una investigación sobre el caso.

El departamento de Estado afirmó que su administración se "toma muy en serio las acusaciones de mal comportamiento" de cualquier funcionario americano en el extranjero.

Según la cadena ABC, en el registro del domicilio en Argel de Warren se encontraron vídeos con escenas de contenido sexual con ambas mujeres, así como somníferos.

El diario en árabe argelino "En-Nahar" aseguró que la mujer con doble nacionalidad argelino-española conoció al agente estadounidense en Egipto, donde éste trabajó antes de llegar a Argelia.

Según el diario, se trata de la esposa de un periodista español, que fue captada por Warren en El Cairo para convertirla en informadora de la CIA.

El ministro argelino de Interior, Yazid Zerhuni, aseguró este fin de semana que en el país magrebí no se ha presentado ninguna denuncia en relación con estos hechos.

Zerhuni se preguntó si el funcionario de los servicios de información estadounidenses "es alguien con una enfermedad mental o se trata de una persona que tenía otros objetivos y perseguía hacer chantaje con fines que habrá que determinar".

 

EFE