Joven boliviana muere asesinada presuntamente por su ex pareja

Efectivos policiales encontraron dos cadáveres, ambos con puñaladas, de un hombre y de una mujer de entre 20 y 30 años en una vivienda de Madrid.
Foto: Efe
Una mujer boliviana, Nelva Y.M., de 19 años, murió en Madrid apuñalada presuntamente por su ex pareja, un compatriota con el que había convivido hasta hace un mes y a cuya vivienda había acudido ella a recoger sus pertenencias.

La Policía informó de que halló los cadáveres de la mujer y de un hombre, que identificó sólo como Johnny, también boliviano, en un piso del barrio madrileño de La Elipa, después de que una vecina llamase a las autoridades alertando de que un hombre agredía a una mujer.

Según las fuentes policiales, cuando los agentes llegaron a la vivienda debieron llamar a los bomberos para derribar la puerta, pues nadie respondía.

Al entrar, encontraron los cadáveres, ambos con puñaladas, de un hombre y de una mujer de entre 20 y 30 años.

La Policía no descarta por el momento ninguna hipótesis sobre este suceso, aunque fuentes de la investigación han indicado a Efe, que, según los primeros indicios, se trata de un caso de violencia machista y el hombre ha asesinado a la mujer, que había sido su pareja durante cuatro años, y luego se ha suicidado.

El cadáver del hombre estaba sobre el de la mujer, en el suelo, según las fuentes.

Un portavoz de los servicios médicos de urgencia informó de que al llegar al lugar los sanitarios sólo pudieron certificar la muerte de dos personas, una de ellas la mujer, que tenía al menos dos heridas con arma blanca en el abdomen, una en el costado izquierdo y otra en la zona lumbar.

Los sicólogos de los servicios médicos atendieron al actual novio de la joven fallecida, quien la había acompañado hasta el lugar pero permaneció en la calle mientras ella iba a buscar sus pertenencias.

Según su testimonio, la joven dejó de vivir en el piso en el que han ocurrido los hechos hace un mes, cuando dejó a Johnny y comenzó a salir con él, y hoy había acudido en su compañía para recoger sus pertenencias.

El hombre se quedó esperando en el portal del edificio mientras ella subía al piso de su ex novio y, transcurrido un largo rato sin que ella regresara, subió y comenzó a tocar al timbre, pero no abrían, por lo que pidió ayuda a un vecino, quien le contó que había oído gritos y propuso llamar a la Policía.

Según la Policía, sólo está confirmado que ella murió tras recibir varias puñaladas y que al parecer intentó defenderse de su agresor, y que él también presentaba puñaladas, pero el forense no ha determinado si el hombre se suicidó o no, por lo que habrá que esperar a la autopsia para esclarecer los hechos.

-EFE