Asesinato
Bernardo Montoya, el asesino de la profesora Laura Luelmo. | Fuente: EFE

Confesó su crimen. Bernardo Montoya, el asesino de la profesora Laura Luelmo, detalló a la Policía de España como mató a la joven de 26 años, quien fue reportada como desaparecida el pasado 12 de diciembre. Su cuerpo fue encontrado este lunes con signos de violencia.

En un primer momento, el asesino de 50 años y vecino de la profesora, comenzó el interrogatorio mintiendo a los agentes para evadir su responsabilidad sobre el crimen; sin embargo, la madrugada de este miércoles confesó.

Según la información que recoge el diario El País, a través de fuentes de la investigación, Bernardo Montoya reconoció que intentó violar a la profesora. Dijo que la engañó dándole una dirección equivocada para poder encontrarla sola y abusar de ella.

"Traté de violarla, pero no lo conseguí"

“Me preguntó por un supermercado y la mandé a un calle sin salida. Me monté en el coche y llegué primero al callejón. La agarré y golpeé su cabeza contra el maletero. Le até las manos a la espalda y la envolví en una manta. La desnudé de cintura para abajo y traté de violarla, pero pese a que estaba inconsciente no lo conseguí”, declaró el asesino.

Bernardo Montoya, el asesino confeso, tiene una serie de antecedentes policiales por asesinato y robo. Hace dos meses había salido de la cárcel tras cumplir una pena de dos años y 10 meses por robo. También había estado en prisión por el asesinato de una mujer. Montoya fue detenido cuando se bajó de un auto para huir al percatarse de que era vigilado por la Policía.

Efectivos de la Guardia Civil inspeccionan el paraje La Mimbrera en el término municipal de El Campillo (Huelva) donde se encontró el cuerpo de la joven Laura Luelmo.
Efectivos de la Guardia Civil inspeccionan el paraje La Mimbrera en el término municipal de El Campillo (Huelva) donde se encontró el cuerpo de la joven Laura Luelmo. | Fuente: EFE | Fotógrafo: JuliᮠP鲥z

Asesinada por su vecino

Laura Luelmo, una profesora de 26 años, tenía pocos días de instalada en una vivienda alquilada en el pueblo de Huelva, hasta donde se había mudado para comenzar un nuevo trabajo como profesora de Dibujo. Aunque no se sentía cómoda con la presencia de su vecino, Laura nunca pensó este hombre acabaría con su vida.

La joven profesora desapareció el 12 de diciembre luego de que saliera a correr, una actividad que realizaba diariamente. Desde ese día la señal de su celular se perdió. El cuerpo de Laura fue hallado semidesnudo y con signos de violencia este lunes entre unos matorrales del pueblo de Huelva.

Los primeros resultados de la autopsia han revelado que Laura Luelmo no falleció hasta el día 14 o 15 de diciembre. Los investigadores manejan la hipótesis de que Laura permaneció herida en el lugar donde Montoya la abandonó.