Javier Pérez de Cuéllar fue Secretario General de Naciones Unidas durante dos períodos. | Fuente: ONU

La Organización de Naciones Unidas (ONU) expresó su pena por el sensible fallecimiento, a los 100 años, del exsecretario general de este organismo, Javier Pérez de Cuéllar, y destacó su trayectoria a favor de la paz mundial a través de un sentido vídeo.

En su portal Noticias ONU, afirma que Pérez de Cuéllar se desempeñó como el quinto secretario general del organismo y fue alabado por su capacidad para fomentar el diálogo y por liderar la Organización durante una turbulenta década.

"(...) Ha fallecido este miércoles a los 100 años. El peruano Javier Pérez de Cuéllar fue el primer y, hasta ahora, único latinoamericano en llegar a secretario general de la ONU", señala en su cuenta de Twitter.

La nota recuerda que en 1982, su mandato como secretario general comenzó con las intensas negociaciones entre el Reino Unido y Argentina sobre la soberanía de las islas Falkland/Malvinas. Pérez de Cuéllar perseveró a pesar de los numerosos retos y, al referirse a las conversaciones de paz, dijo la famosa frase “el paciente está en cuidados intensivos, pero todavía está vivo”.

A pesar de que tenía problemas de salud, aceptó un segundo mandato. En su discurso de aceptación de 1986, y dada la crisis financiera que atravesaba la Organización, dijo que “declinar en tales circunstancias habría sido equivalente a abandonar un deber moral hacia la ONU”.

La “difícil situación” de la ONU otorgaba una “oportunidad creativa para la renovación y las reformas”, aseguró, reiterando su “inquebrantable fe” en la “validez” de la Organización.

Segundo mandato

Su segundo mandato estuvo marcado por las negociaciones para lograr un alto al fuego entre Iraq e Irán en 1988 y por la retirada de las tropas soviéticas de Afganistán. Su equipo además ayudó a lograr la estabilidad política en Nicaragua y Camboya y la independencia de Namibia. Durante su último día en el cargo, consiguió un acuerdo de paz en El Salvador que puso fin a una guerra civil que duró una década.

En 1987, recibió el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Iberoamericana. En 1989, fue galardonado con el premio Olof Palme para el entendimiento internacional y la seguridad común y el premio Jawaharlal Nehru para el entendimiento internacional.

Su etapa como Secretario General terminó en 1991, pero durante toda su vida siguió siendo fiel a los valores de la ONU y luchando por la paz, la justicia, los derechos humanos y la dignidad humana. Pérez de Cuellar fue condecorado en 25 países y ha recibido varios títulos honorarios.

Cuando las Operaciones de Paz de la ONU recibieron el Nobel de la Paz, Pérez de Cuéllar pronunció un discurso ante el Comité del Nóbel en el que dijo que “la esencial de la vida es la contienda y la competición” y por tanto “una paz perfecta no existe”.

“La contienda y la competición son estimulantes, pero cuando degeneran en conflictos son destructivos y perturbadores”, añadió. Por eso, el objetivo de las Naciones Unidas debe ser “dibujar la línea entre la contienda y el conflicto”. Gracias a su inquebrantable determinación, Pérez de Cuéllar ayudó a muchos países a “quedarse en el lado correcto de esa línea”.

Antonio Guterres

En la nota, además de una semblanza sobre su paso por la ONU, también incluyen un mensaje del actual secretario general de la ONU, Antonio Guterres, manifestando su profunda tristeza por la muerte de Javier Pérez de Cuéllar y expresó su sentido pésame a la familia del embajador y al pueblo peruano.

"Era un estadista consumado, un diplomático comprometido y una inspiración personal que dejó un profundo impacto en las Naciones Unidas y nuestro mundo", señaló Guterres.