Los McCann critican la publicación sobre caso de su hija Madeleine

Kate y Gerry McCann indicaron que con la publicación de esas informaciones, "se pone en gran peligro la búsqueda" de la niña y a los posibles testigos.
Foto: Efe
Los padres de Madeleine, la niña británica que desapareció en Portugal en mayo del 2007, han criticado la decisión de la policía portuguesa de permitir a los periódicos británicos la publicación de unos documentos que permanecían archivados hasta la fecha con información sobre el caso.

El dossier filtrado a la prensa contiene dos mil páginas con datos detallados sobre docenas de testimonios aportados en momentos distintos por personas que dijeron haber visto a la pequeña en diferentes lugares desde su desaparición, en un apartamento del Algarve (sur de Portugal).

Kate y Gerry McCann indicaron mediante un comunicado que, con la publicación de esas informaciones, "se pone en gran peligro la búsqueda" de la niña y a los posibles testigos.

El matrimonio consideró la filtración de ese dossier "incomprensible" y "desalentadora".

"La publicación de esta información compromete potencialmente las investigaciones futuras. Es difícil ver cómo alguien puede beneficiarse de todo esto", indica la nota de los McCann.

En una de las publicaciones, se incluyen datos de una niña pequeña parecida físicamente a Madeleine, que supuestamente fue vista en una carretera en dirección al aeropuerto de Faro la noche en que "Maddie" desapareció.

Madeleine desapareció el 3 de mayo de 2007, cuando iba a cumplir cuatro años, y sus padres organizaron un campaña en los medios de comunicación para buscarla que recaudó varios millones de euros en donaciones.

Los McCann abandonaron Portugal en septiembre de aquel mismo año tras ser declarados sospechosos formales en el caso, a raíz de supuestos vestigios de Madeleine y otras pruebas detectadas en efectos personales y en un automóvil alquilado por sus padres después de la desaparición.

Una vez cerrado el caso por falta de pruebas concluyentes, los McCann, exculpados de las sospechas, fueron indemnizados por varios medios británicos que habían informado sobre su posible relación con la desaparición de Madeleine.

-EFE