Foto: Dailymail

Todo sucedió a principios de este año y en un solo día. La británica Nina Whear (39) tenía en ese entonces 38 semanas de embarazo, el cual no había tenido alguna complicación. Sin embargo, de un momento a otro, todo cambió. La noche del 06 de enero  fue una de las más terribles que le tocó vivir.

 

Whear se dio cuenta que respiraba con dificultad. Alertó a su madre sobre lo que le acontecía. De inmediato, su progenitora, Ann George, llamó a la ambulancia para atender la emergencia de su hija.

 

La gestante fue trasladada al Hospital Universitario de Norwich, Inglaterra, donde los médicos descubrieron que había sufrido una disección aórtica, una especie de desgarro en la pared de la aorta, que es la arteria principal del corazón.

 

"Tuve un muy difícil embarazo, fue la noche más aterradora de toda mi vida", recuerda Whear en declaraciones al diario británico Dailiymail.

 

La condición, que afecta solo a dos de cada 10 mil personas, causó una gran hemorragia interna y eso generó que su estado empeorara mucho.

 

No obstante, los médicos del referido nosocomio lograron que dé a luz a sus gemelos, pese al ataque cardiaco. Pero, la historia no termina allí, después tuvo que someterse a una cirugía a corazón abierto.

 

"La primera vez que los vi fue muy emocionante. No pensé que pudiera sobrevivir, estoy muy agradecida y ahora todas las mañanas pienso agradezco estar con vida", asegura la mujer.

 

Por su parte, el cirujano Sam Nashef, que atendió a Whear, dijo: "Es la primera vez en Gran Bretaña que una madre y sus gemelos (Elvie y Alfie) sobreviven después de un ataque al corazón".

 

(Foto: Daily Mail)