Nuevo Gobierno de Honduras dice que recibe el país en "bancarrota"

William Chong Wong, ministro de Finanzas del gobierno de Porfirio Lobo, anunció que se buscará un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para superar la situación.

El nuevo Gobierno de Honduras de Porfirio Lobo afirmó que recibe el país en "bancarrota" tras la crisis por el golpe de Estado contra Manuel Zelaya, el pasado 28 de junio, y que buscará un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para tratar de superar la situación.

"Las autoridades salientes, con suficiente entereza, hidalguía, dieron a conocer que el presidente (Porfirio) Lobo recibe un país en bancarrota", dijo el ministro de Finanzas, William Chong Wong, en rueda de prensa con su antecesora en el cargo, Gabriela Núñez.

"La situación no es nada halagadora", remarcó Chong Wong, al señalar que "el Gobierno ya empezó a hacer gestiones para lograr el reconocimiento de los organismos internacionales y lograr de alguna manera avanzar también con el Fondo Monetario para llegar a un acuerdo".

Núñez reveló que en la Tesorería General de la República quedaban hasta ayer "casi mil millones de lempiras" (unos 52,6 millones de dólares), pero matizó que a diario hay ingreso y salida de fondos, y se espera mejorar con la recaudación fiscal de febrero.

Chong Wong explicó que se buscará "un acuerdo "stand by" con el Fondo", aunque el Gobierno buscará un "convenio a más largo plazo" con ese organismo.

"No tenemos ninguna relación directa con el Fondo en este momento porque oficialmente no estamos reconocidos; ya con la elección de un nuevo Gobierno esperamos que se llegue a normalizar la situación", agregó.

El ministro recordó que en 2009 "el FMI había dado un apoyo de 187 millones de dólares" a Honduras de un programa especial del G-20 para países pobres, el cual fue congelado por la crisis política.

Esos recursos están allí, pero no pueden ser utilizados por el Gobierno, señaló

"Eso se tiene que destrabar, pero tiene que haber un reconocimiento tácito de los gobiernos", que tendrá "un impacto directo" en la actitud de los organismos de crédito, indicó.

Zelaya, quien decía: "El FMI no es mi padre ni mi madre para darme órdenes", no tenía ningún acuerdo con ese organismo, y el Gobierno de facto de Roberto Micheletti, que nunca fue reconocido por la comunidad internacional, ni siquiera intentó alcanzarlo.

Los organismos financieros, al igual que Estados Unidos y otros países, congelaron sus desembolsos a Honduras por el golpe de Estado contra Zelaya, cuando el Parlamento designó a Micheletti.

Chong Wong comentó que "fue bastante difícil en el pasado período de siete meses manejar las finanzas públicas porque no se tuvo en absoluto ese apoyo".

Núñez reiteró que "se hizo un gran esfuerzo" para el "saneamiento de las cuentas fiscales" ante decisiones "adoptadas por el Gobierno de Zelaya que provocaron compromisos excesivos en el gasto".

Según Núñez, Zelaya gastó cerca de 8.000 millones de lempiras, unos 421 millones de dólares, sin ser presupuestados, y había instituciones sin fondos o que en seis meses gastaron los de un año.

Chong Wong apuntó que el Gobierno de Lobo empezó "ya a hacer todas las gestiones necesarias con los organismos de crédito" para recuperar su cooperación, "pero falta lo principal: el reconocimiento en la parte política".

Según Chong Wong, los contactos se hacen con el FMI, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, que han hecho desembolsos "para cumplir obligaciones pasadas, pero no hay nada para apoyo presupuestario y para balanza de pagos".

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) anunció la semana pasada la reanudación de sus operaciones con Honduras.

El funcionario comentó que, de cara al reconocimiento internacional, "el primer paso ya lo dio Estados Unidos al reconocer el Gobierno"

"Pero nos faltan otros países como los de la Unión Europea y otros que juegan un papel importante", añadió.

EFE