ONU califica de desgarradora situación en Gaza y pide unidad palestina

Ban Ki Moon exigió una "completa investigación" sobre los ataques israelíes a centros poblados y agencias humanitarias.
 
Ban Ki Moon visitó sede de la ONU en Gaza y comprobó daños del ataque israelí y verificó daños a edificios de Naciones Unidas para refugiados (Foto:EFE)

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, calificó hoy de "desgarradora" la situación en Gaza y exhortó a la unidad del pueblo palestino para favorecer la reconstrucción de la franja y el levantamiento del bloqueo israelí.

Ban hizo esa declaración al convertirse hoy en la primera personalidad internacional que visita Gaza tras concluir el domingo la ofensiva militar contra la franja palestina y la toma del control del territorio por el movimiento islamista Hamás, en junio de 2007.

En una rueda de prensa en los cuarteles generales de la ONU en la ciudad de Gaza, Ban se mostró "profundamente apesadumbrado" por la destrucción que pudo comprobar en las calles de la franja, y recalcó que se trata de una situación "descorazonadora".

Tras exigir una "completa investigación" sobre los ataques israelíes a centros poblados y agencias humanitarias, para impedir que se vuelvan a repetir en el futuro, Ban dijo que la unidad palestina "es necesaria para permitir el proceso de reconstrucción y la reapertura de los pasos fronterizos de Gaza".

"Estoy simplemente horrorizado. No soy capaz de describir cómo me siento en este lugar", declaró en la sede de la agencia de la ONU para el socorro a los refugiados, UNRWA, atacada el jueves por tanques, cuando las fuerzas de Israel entraron en la ciudad de Gaza.

Allí pidió al personal concentrado que guardara un minuto de silencio en memoria de las víctimas en la ofensiva, cuarenta de las cuales buscaron refugio de los intensos bombardeos del Ejército israelí en escuelas de esa agencia de la ONU.

Ban entró en Gaza a través del puesto fronterizo de Erez, en el norte del territorio, y atravesó con un convoy de la ONU algunas de las zonas del norte de la franja donde se desplegaron las tropas israelíes y fueron las más afectadas por los bombardeos.

El secretario general de la ONU no se reunió durante su estancia con ningún representante de Hamás, pero su visita coincidió con una multitudinaria manifestación convocada por el movimiento islamista para celebrar "la victoria de la resistencia contra las fuerzas de la ocupación israelíes".

Israel y Hamás declararon por separado el cese de las hostilidades, que entró en vigor el pasado domingo, tras una masiva ofensiva militar israelí que se ha cobrado las vidas de 1.414 palestinos y dejó 5.500 heridos, según fuentes sanitarias de Gaza.

En ese período murieron trece israelíes, entre ellos diez militares, y más de 250 resultaron heridos.

Las fuerzas israelíes, según distintos medios, tenían previsto retirarse completamente de la franja mediterránea a lo largo de la jornada en un guiño al nuevo presidente estadounidense, Barak Obama, que hoy toma posesión en Washington.

Fuentes militares consultadas por Efe esta tarde declinaron confirmar esas informaciones de prensa.

Pese al alto el fuego, en las últimas horas se han registrado incidentes armados en Gaza.

Un agricultor palestino murió por disparos de soldados israelíes en el norte de la franja, y dos menores perdieron la vida al explotarles una bomba israelí con la que jugaban en la ciudad de Gaza, según fuentes sanitarias palestinas.

El Ejército israelí dio cuenta de dos enfrentamientos armados en los que milicianos dispararon contra fuerzas israelíes que patrullaban la zona fronteriza de Gaza a la altura del paso de Kisufim, en el centro de la franja.

También informó del disparo de un proyectil de mortero, y de que barcos de guerra de la Marina israelí dispararon "al aire" junto a zonas costeras del norte de la franja para "reforzar el bloqueo naval" de Gaza.

Tras visitar Gaza, Ban viajó también a la localidad israelí de Sderot, a pocos kilómetros de la franja y la más castigada por los ataques de las milicias palestinas.

El secretario general de la ONU manifestó allí que "el lanzamiento de cohetes es inaceptable".

Por la mañana, Ban se entrevistó en Jerusalén con el jefe del Gobierno israelí, Ehud Olmert, a quien "mostró su aprecio por la decisión de Israel de suspender el fuego", reza un comunicado de la Oficina del Primer Ministro.

Olmert advirtió de que el proceso de reconstrucción en Gaza no debe permitir la legitimidad de Hamás, movimiento al que responsabilizó "de la devastación en Gaza". EFE