Foto: EFE
Dos tigres adultos, enteros y congelados, fue la carga que la policía vietnamita descubrió al inspeccionar el maletero de un taxi de Hanoi, informó hoy la prensa oficial.

Los felinos, de unos 80 kilos de peso cada uno, estaban envueltos en plásticos y estaban destinados a suplir la demanda proveniente de los restaurantes especializados en la preparación de guisos con carnes de animales exóticos o farmacias dedicadas a la elaboración de pócimas de la medicina tradicional.

Además del conductor del taxi, la Policía detuvo a otras tres personas sospechosas de formar parte de una banda de traficantes de animales en peligro de extinción.

Los grupos comprometidos con la defensa de la fauna estiman que la cifra de tigres que viven en su hábitat natural, la mayoría en la frontera que Vietnam comparte con Laos y Camboya, no supera el medio centenar.

-EFE-