Presidente electo de Honduras pide que dejen salir a Zelaya

Porfirio Lobo respaldó asimismo la retirada de Honduras de ALBA mediante la denuncia del tratado de incorporación que Zelaya firmó en 2008.

El presidente electo de Honduras, Porfirio Lobo, pidió al Gobierno de facto que deje salir al depuesto mandatario Manuel Zelaya de la embajada de Brasil en Tegucigalpa y respaldó la retirada de su país de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA).

Lobo dijo que Zelaya "ha estado gestionando que lo dejen salir" pero que "no hay acuerdo en la calificación que él exige y lo que están dispuestos a otorgarle. Entonces, que se pongan de acuerdo, que el ex presidente Zelaya acepte y que los de la autoridad nacional le den también la salida".

"¿Para qué estar allí en la embajada de Brasil? (donde Zelaya permanece desde el 21 de septiembre), yo creo que no está bien", declaró a los periodistas Lobo, del opositor Partido Nacional.

Sobre sus contactos con Zelaya, indicó: "Hablé por teléfono con él hace como unos ocho días, cuando se dijo que iba para (República) Dominicana y el presidente (Leonel) Fernández estaba arreglando una reunión".

Pero, en ese momento, dijo Lobo, Zelaya planeaba salir hacia México tras solicitar un salvoconducto al Gobierno de facto. "Después de eso no hemos hablado", agregó el gobernante electo.

El Gobierno de facto, que preside Roberto Micheletti, sin embargo, rechazó el pasado día 9 otorgar el salvoconducto para que Zelaya viajara a México.

Por su parte, el presidente dominicano también preparaba una reunión entre Lobo y el gobernante depuesto en la República Dominicana.

Al respecto, el Gobierno de facto insistió en que no ha recibido ninguna nueva petición de salvoconducto para Zelaya y advirtió de que sólo se lo otorgará si se marcha de Honduras con asilo político y fuera de Centroamérica.

Por otra parte, Lobo también manifestó el respaldo de los diputados de su partido a la iniciativa de Micheletti de que Honduras abandone la ALBA mediante la denuncia del tratado de incorporación que Zelaya firmó en 2008.

"La bancada va a acompañar en esta decisión", dijo Lobo, y descartó que en su Gobierno, que comenzará el 27 de enero próximo, vaya a revisar esa decisión de Micheletti porque "no está" en sus "prioridades".

"Sí contemplo yo unas buenas relaciones con todos los países del mundo, pero no contemplo ningún acuerdo o compromiso militar con ningún país", puntualizó.

Micheletti pidió ayer al Congreso Nacional ratificar el acuerdo ejecutivo que él firmó el martes para desvincular a Honduras del ALBA, formada por Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y varios países caribeños.

El Parlamento, sin embargo, entró hoy en un período de vacaciones navideñas para volver a reunirse en enero próximo, informaron fuentes legislativas.

Otro asunto pendiente en el Congreso es la amnistía política para los involucrados en el derrocamiento de Zelaya, el 28 de junio, que una comisión legislativa analizará en consulta con otros órganos del Estado y sectores sociales antes de presentar su dictamen al pleno.

Lobo reiteró que la comunidad internacional pide la amnistía política y que se integren el Gobierno de reconciliación y la Comisión de la Verdad para que se cumpla el Acuerdo de Tegucigalpa-San José firmado el 30 de octubre por representantes de Micheletti y Zelaya.

La amnistía política no está contemplada en el acuerdo, mientras que la Comisión de la Verdad, según recomienda ese mismo acuerdo, quedará para que "el próximo Gobierno", que presidirá Lobo, la integre "en el primer semestre del año 2010".

EFE