Rebeldes libios toman control de una base militar en Trípoli

Sobre una base militar aérea, situada al oeste de Trípoli, flamea la bandera de los sublevados. En la zona se han registrado nuevos enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas gadafistas.

Los rebeldes libios se han hecho con el control de una base militar en el oeste de Trípoli, en la que ondea la bandera de los sublevados, aseguró hoy la cadena de televisión catarí Al Yazira, que cita fuentes propias.

El canal aseguró que elementos rebeldes de la capital consiguieron ocupar y controlar una base militar aérea, situada en el oeste de Trípoli, y en la que anteriormente habían colocado la bandera tricolor de la independencia, que los rebeldes han tomado como propia.

La misma fuente aseguró que hoy se han registrado nuevos enfrentamientos entre manifestantes antigubernamentales y las fuerzas de seguridad del régimen del líder libio, Muamar al Gadafi, en el centro de Trípoli, sin ofrecer más detalles.

Estos choques tienen lugar dos días después de un brote de rebelión en el barrio de Suq al Yuma, en el oeste de la capital, que se ha mantenido relativamente en calma desde el comienzo de las protestas el pasado 16 de febrero, con sólo algunas manifestaciones controladas y sofocadas por el régimen.

Por su parte, el Consejo Nacional Transitorio (CNT), máximo órgano dirigente de los insurgentes, mostró hoy su satisfacción por las noticias que llegan desde la capital.

"Esto demuestra el descontento de la población en Trípoli, que también quiere deshacerse del régimen de Gadafi y vivir libres como nosotros", dijo a EFE Yalal al Galal, portavoz del CNT, con base en Bengasi, en la zona oriental de Libia, donde la revuelta triunfó a finales de febrero y que permanece desde entonces en manos de los insurgentes.

Galal dijo que espera que, en esta ocasión, los habitantes de Trípoli puedan salir a la calle y manifestarse pacíficamente, y contar para ello con la protección de la OTAN.

Los dirigentes rebeldes han defendido en repetidas ocasiones que, si en Trípoli y otras ciudades controladas por Gadafi hubiese libertad de expresión y manifestación, sus habitantes retirarían su apoyo al Gobierno y se unirían a los insurgentes.

"Esperamos que esto sea el principio del fin", afirmó Galal.

Los sublevados esperan que el empeoramiento de las condiciones de vida en Trípoli -con escasez de suministros y una inflación disparada- así como los bombardeos de la OTAN, que ha intensificado sus operaciones sobre la capital en los últimos días, puedan aumentar el descontento y generar un levantamiento popular. EFE