Rehén liberado advierte que FARC amenazó con secuestros a periodistas

El militar dijo que los rebeldes también amenazaron a los secuestrados con no volver a saber de sus familias si los medios continúan hablando mal de las FARC. (Foto: EFE)

El soldado liberado, William Giovanny Domínguez, aseguró que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron que secuestrarán y atentarán contra los periodistas que "hablen mal del grupo guerrillero".

 

A su llegada al aeropuerto Vanguardia, el ex rehén señaló que los rebeldes les quitaron a los secuestrados y guerrilleros rasos las radios que tenían en las que oían las noticias.

 

"El comandante de las FARC nos quitó los radios y la orden que tienen es que si los periodistas siguen dando informaciones mal los van a secuestrar o les van a poner bombas", dijo Domínguez.

 

El militar, secuestrado el 20 de enero de 2007, afirmó que los rebeldes también amenazaron a los demás secuestrados con no volver a saber de sus familias si los medios de comunicación continuaban hablando mal de las FARC.

 

Asimismo, descartó las denuncias del periodista Jorge Enrique Botero y otros miembros de la misión humanitaria que se quejaron por los constantes vuelos militares en las coordenadas donde serían entregados los rehenes, a pesar del compromiso del Gobierno de cesar todas las operaciones militares en la zona.

 

"No entiendo por qué fue el motivo de la demora, decían que habían operativos y bombardeos y de eso nunca hubo nada. En los traslados que nos hicieron a nosotros nunca escuchamos ni un bombardeo ni disparos ni nada por el estilo", dijo.

 

Pero a su llegada a Villavicencio, junto a los liberados, Botero confirmó hostigamientos a la misión humanitaria y dijo que una serie de sobrevuelos de aparatos militares "por poco dan al traste" con las liberaciones.

 

El periodista dijo que tenía pruebas fehacientes en audio y vídeo de los sobrevuelos "notorios, abundantes y reiterativos" que, según comentó, se produjeron durante dos horas mientras tenía lugar la entrega.

EFE