Foto: EFE

Al menos siete personas han muerto hoy por la represión de las fuerzas del régimen sirio contra las protestas que piden como cada viernes la caída del presidente, Bachar al Asad, en diferentes provincias del país, informaron grupos opositores.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) denunció la muerte de dos civiles, entre ellos una mujer, en bombardeos indiscriminados sobre la localidad de Bab Amro, en la provincia de Homs (centro), el principal bastión de los opositores.

En esta misma provincia, el OSDH anunció la muerte de otras dos personas, por los disparos sobre manifestantes en la localidad de Al Gauta, en la que también resultaron heridos otros cuatro civiles.

Mientras, en la provincia de Rif Damasco, junto a la capital, las fuerzas de seguridad causaron la muerte de una persona y heridas a otras cinco en la localidad de Kanaker.

Asimismo, el grupo señaló que un civil y un militar supuestamente desertor de las Fuerzas Armadas sirias perdieron la vida por los disparos de los servicios de inteligencia militar cuando trataban de cruzar la frontera con Jordania para refugiarse en el país vecino.

Como cada viernes (día musulmán de la oración) desde el inicio de la rebelión contra Al Asad el pasado mes de marzo, miles de sirios han salido a las calles sirias para desafiar al régimen y tratar de demostrar que es falsa la promesa que Damasco formuló esta semana ante la Liga Árabe de que cesará la represión.

EFE