Rusia desplegará una nueva división de misiles antiaéreos S-400 en la península de Crimea, informó este miércoles un portavoz militar ruso. "Próximamente el nuevo sistema de misiles entrará en servicio", declaró a la agencia Interfax el coronel Vádim Astáfiev, portavoz de la circunscripción militar Sur.

Explicó que la división de misiles S-400 que será emplazada en Crimea ha realizado las primeras prácticas de tiro en un polígono situado en la región de Ástrajan, en el sur del país. Con anterioridad las autoridades rusas habían informado de que tres divisiones de misiles S-400 garantizaban la seguridad del espacio aéreo de la península, anexionada por Rusia en 2014.

Los sistemas de misiles S-400 pueden abatir simultáneamente varios objetivos a una distancia de hasta 400 kilómetros y a una altura de hasta 30 kilómetros.

Tensiones entre Rusia y Ucrania

El anuncio del emplazamiento de nuevos misiles se produce en medio de la crisis creada por el apresamiento de tres buques de la Armada de Ucrania por guardacostas rusos en la zona de estrecho de Kerch y la detención de 24 marinos ucranianos.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) de Rusia acusa a los tres buques de violar sus aguas territoriales cerca de Crimea, de desoír las demandas de los guardacostas rusos de detenerse y de apuntar con sus armas contra las lanchas rusas.

El presidente ruso, Vladímir Putin, denunció este martes una "burda violación" del derecho internacional por parte de los barcos ucranianos y aseguró que los guardacostas rusos están dispuestos a "ofrecer explicaciones adicionales" sobre lo ocurrido en la zona del estrecho de Kerch, que une el mar Negro y el de Azov.

En Ucrania temen que los marineros puedan ser condenados a varios años de cárcel, ya que el delito es "grave", aunque también aventuran que su suerte dependerá de las consultas "al más alto nivel" que mantengan en un futuro Putin y el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, que podrían optar por un canje.

(Con información de EFE)


¿Qué opinas?