Tribunal hindú absuelve a pareja acusada de besarse en público

Expresiones de afecto en público son un tabú, lo que lleva a muchos jóvenes a buscar lugares recónditos de parques, apartados de las miradas indiscretas.

El Tribunal Superior de Delhi ha desestimado los cargos abiertos contra una joven pareja por besarse en público y ha negado que esto constituya un acto "obsceno", informaron hoy los medios indios.

 

"Es inconcebible que, incluso si damos por cierto lo que dice (la denuncia), una expresión de amor de una joven pareja casada pueda ser una ofensa por obscenidad y desencadenar un proceso coercitivo de la Ley", dijo el juez S. Muralidhar en la sentencia, recogida por el rotativo "The Times of India".

 

La pareja fue arrestada en una estación de metro de la capital india el pasado mes de septiembre por "sentarse en una posición censurable" y besarse, algo que hizo a algunos ciudadanos "sentirse mal", según la denuncia presentada por un ayudante de subinspector de la Policía, Vidhyadhar Singh.

 

El juez hizo notar que el agente no presentó testimonios de lugareños que adujeran sentirse incómodos por las expresiones de afecto de la pareja y añadió que no tuvo en cuenta que estaban casados.

 

Y concluyó que los hechos no constituyen una "ofensa" pública como la establecida en el artículo 294 del código penal.

 

Por su lado, Ajit, nombre de pila del chico, alegó al pedir amparo al más alto tribunal de la región de Delhi que ni siquiera se estaban besando, sino haciéndose fotos con la cámara de sus teléfonos móviles.

 

Además, denunció que, mientras estaba siendo interrogado por la Policía, su tarjeta de débito fue usada y 20.000 rupias (unos 413 dólares, a cambio de hoy) fueron sustraídas de su cuenta bancaria.

 

El código penal indio cuenta con varios artículos ambiguos en los que los tribunales se han amparado para castigar actos tan simples como besos en público.

 

Ya en 2007 el actor estadounidense Richard Gere causó estragos en el gigante asiático al besar en la mejilla a la actriz india Shilpa Shetty durante una campaña contra el sida.

 

La ola de indignación, alimentada por los sectores más reaccionarios del país, desembocó en varios casos abiertos en cortes indias, finalmente desestimados.

 

En la India los arrumacos y las expresiones de afecto en público son un tabú, lo que lleva a muchos jóvenes que no pueden disfrutar del sexo con sus parejas al no tener un hogar común a buscar lugares recónditos de parques, apartados de las miradas indiscretas.

 

La Policía vigila aún hoy estas conductas, muy criticadas en la vida real e incluso en los filmes de "Bollywood", a los que se permite mostrar a mujeres ligeras de ropa, que bailan y se contonean en un sensual ritual que sin embargo nunca desemboca en el beso. EFE