COREA DEL NORTE
Vista del exterior de la Embajada de Corea del Norte en Madrid. | Fuente: EFE | Fotógrafo: V�or Lerena

Corea del Norte calificó este domingo de "ataque terrorista" el asalto a su embajada en Madrid del mes pasado y pidió una "investigación" sobre este acto, reivindicado por un misterioso grupo de opositores.

La representación diplomática norcoreana fue atacada el 22 de febrero por un comando, unos días antes de la segunda cumbre, en Hanói, entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un.

Tras varias semanas de total mutismo, un juez de instrucción español desveló el martes los detalles sobre este asalto y sobre el grupo que lo perpetró, del que varios miembros son objeto de una orden de detención internacional.

El grupo de Defensa Civil Cheollima (DCC) reivindicó este asalto y dijo que quería dar a conocer las actividades "ilegales" de los representantes diplomáticos de Pyongyang en el extranjero.

En su primera reacción oficial, Corea del Norte aludió este domingo a una posible implicación de Estados Unidos en el asalto y exhortó a las autoridades españolas a llevar ante la "justicia a los terroristas y a quienes mueven los hilos".

"El 22 de febrero se produjo un grave ataque terrorista, en el que un grupo armado asaltó la embajada de la RPDC en España", dijo un portavoz del ministerio de Exteriores del Norte, usando las iniciales del nombre oficial del país, República Popular Democrática de Corea, en un comunicado publicado por la agencia oficial KCNA.

"Esperamos que las autoridades competentes en España [...] lleven a cabo una investigación", añadió.

Según la justicia española, el presunto jefe del comando es Adrián Hong Chang, un mexicano que reside en Estados Unidos, y que avisó del asalto al FBI.

Un alto tribunal español indicó que Hong Chang "entró en contacto con el FBI de Estados Unidos" cinco días después del asalto "con el fin de facilitar información relativa al incidente en la Embajada".

(Con información de AFP)