Las explosiones han dejado hasta el momento cien fallecidos y los heridos suman más de cuatro mil. | Fuente: EFE

Unas 300 000 personas se encuentran sin techo este miércoles en Beirut, al día siguiente de las explosiones que sacudieron el puerto, indicó el gobernador de la capital libanesa, Marwan Aboud, quien estimó el costo de los daños en más de 3 000 millones de dólares.

"He recorrido Beirut, los daños pueden elevarse a entre 3 000 y 5 000 millones de dólares", indicó a la AFP el gobernador, precisando de todos modos que esperaba una evaluación de expertos e ingenieros.

"Cerca de la mitad de Beirut está destruida o dañada" y hay entre 250 000 a 300 000 personas sin techo, sostuvo.

La deflagración provocó una enorme onda expansiva que afectó a miles de viviendas y edificios destruyendo vidrios y muros, lo que ha llevado a gran parte de la población de esa zona de la ciudad a buscar un techo en otros lugares.

El gobernador Aboud afirmó que aún hay más de 100 desaparecidos, mientras que el número de muertos subió a 100 y el de heridos ya es de más de 4 000.

Primeras hipótesis

El primer ministro libanés, Hasan Diab, reveló en una reunión con el presidente de la República, Michel Aoun, que un cargamento de nitrato de amonio de 2 750 toneladas sin custodiar fue la causa de la tragedia, aunque se desconoce las razones que llevaron a la explosión del fertilizante.

Este miércoles es el primer día de luto nacional declarado en el país, en estado de emergencia durante dos semanas. El Consejo Supremo de Defensa libanés decretó ayer Beirut como "zona catastrófica". (AFP/EFE)