Wu Huayan era huérfana de padre y madre. | Fuente: La Visión

En el 2019, la sociedad china quedó conmocionada con la historia de Wu Huayan, una joven universitaria de 24 años que tenía dos trabajos pero solo podía comer arroz, debido a que destinaba gran parte de su dinero a los tratamientos de salud mental de su hermano menor.

Sus dos empleos le daban un total de 30 céntimos diarios y la totalidad del dinero que recibía como ayuda del Estado lo destinaba para pagar las facturas médicas de su único hermano.

Su alimentación la llevó a enfermar y a ser hospitalizada en el 2019, cuando su caso llegó a los medios chinos: en ese momento sufría de desnutrición crónica, tenía problemas respiratorios, medía 1,35 y pesaba 21,5 kilos.

A pesar de que se realizó una campaña para recaudar dinero, la joven no pudo recuperarse y su hermano informó de su muerte a los medios chinos este último lunes. Cuando fue entrevistada en un diario local, en octubre del 2019, la joven dijo que no quería esperar por la muerte debido a la pobreza.

SU HISTORIA

Wu Huayan y su hermano menor perdieron a su madre cuando ella tenía apenas cuatro años y su padre murió años más tarde, cuando estaba en la escuela. Por años recibieron el apoyo de varios familiares, sin embargo, la mayoría del dinero que recibían era destinado a pagar las facturas médicas del menor que tenía problemas de salud mental.

¿Qué opinas?