Jason Dalton se declaró culpable de un ataque a balazos perpetrado en febrero de 2016. | Fuente: EFE

Un conductor de Uber que protagonizó un tiroteo en el que mató a seis personas en el estado de Michigan, en Estados Unidos, se declaró este lunes culpable de todos los cargos que le imputaron.

En un giro inesperado, cuando estaba previsto que comenzara el juicio Jason Dalton se declaró culpable de un ataque a balazos perpetrado en febrero de 2016 en la pequeña ciudad de Kalamazoo, en las pausas de su actividad como conductor para clientes del servicio de viajes compartidos (Uberpool) ofrecidos por la plataforma Uber.

Jason Dalton  fue acusado de seis cargos de asesinato, dos de intento de homicidio y ocho cargos relativos a armas de fuego. Se enfrenta a una sentencia perpetua de cumplimiento obligatorio, sin libertad condicional. Los fiscales dijeron que no se ofreció ningún acuerdo por la declaración de culpabilidad. Cuando el presidente del tribunal le preguntó si se estaba declarando culpable "voluntariamente por su propia cuenta", Dalton respondió: "Sí. Lo he querido hace bastante tiempo".

Al parecer, Jason Dalton le había dicho a la policía que la aplicación Uber lo había convertido en un "títere", y lo dirigía a disparar a personas al azar en el transcurso de varias horas de recorridos. El canal Wood, afiliado a la cadena de televisión NBC, informó que Dalton decidió declararse culpable para ahorrarle a su familia y a los parientes de las víctimas el sufrimiento de un juicio.

AFP

¿Qué opinas?