El hombre usó el fondo de préstamos para comprarse incluso un Lamborghini Huracán Evo 2020.
El hombre usó el fondo de préstamos para comprarse incluso un Lamborghini Huracán Evo 2020. | Fuente: AFP

Un hombre de Florida, Estados Unidos, fue acusado de fraude bancario luego de que estafara con solicitudes de préstamos con el fin de ayudar a su empresa para evitar la quiebra por la pandemia del nuevo coronavirus y gastar el monto en artículos de lujo. 

De acuerdo con Buzzfeed News, los fiscales del caso indicaron que David Tyler Hines, de 29 años, solicitó aproximadamente US$ 13.5 millones en fondos del Programa de Protección de Cheques para proporcionar préstamos a las pequeñas empresas para pagarles a los empleados durante la pandemia.

El acusado indicó en ese momento que los fondos estaban destinados a pagar a los empleados de sus negocios, pero los investigadores dijeron que esos empleados no existían o ganaban solo una fracción del pago que él reclamaba. Hines recibió un monto de cuatro millones de dólares que gastó en joyas, resorts de playa en Miami, sitios web de citas y un Lamborghini Huracán Evo 2020, que costó más de 318 000 dólares. 

En las solicitudes de préstamo, el hombre afirmó que era el gerente y/o presidente de cuatro compañías separadas con sede en Miami, por lo que dijo que empleaba a 70 personas con gastos mensuales de $ 4 millones, según la denuncia. Pero los investigadores dijeron que el estado de Florida no tenía registro de ningún salario pagado a los empleados de ninguna de las compañías de Hines entre 2015 y el primer trimestre de 2020.

Los mayores gastos de Hines en mayo y junio incluyeron casi $ 5 000 gastados en Saks Fifth Avenue (ropa de diseñador), $ 8 530 en una joyería, más de $ 11 000 en varios hoteles de Miami y un total de $ 30 000 destinados a un destinatario que los fiscales calificaron como "mamá".

El abogado de Hines, Chad Piotrowski, dijo a CNN que su cliente "es un dueño de negocios legítimo" que "sufrió financieramente durante la pandemia". "Si bien las acusaciones parecen ser muy graves, especialmente a la luz de la pandemia, David está ansioso por contar su versión de la historia cuando llegue el momento", agregó Piotrowski.

Hines enfrenta cargos de fraude bancario, hacer una declaración falsa a un sindicato de préstamos y participar en transacciones con ganancias ilegales. Cada uno de los dos primeros cargos conlleva una sentencia máxima de 30 años de prisión y una multa de hasta 1 millón de dólares si es declarado culpable.