Donald Trump se disculpó con Kavanaugh por acusaciones de conducta sexual inapropiada durante su confirmación. | Fuente: EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró la llegada al Tribunal Supremo del candidato al que había nominado para el puesto, Brett Kavanaugh, y declaró, sin aportar pruebas, que se ha "demostrado" que ese juez es "inocente" de los abusos sexuales de los que le acusaron al menos tres mujeres.

Trump quiso cerrar con buen sabor de boca la saga política que tuvo en vilo a Washington durante el último mes, al organizar una ceremonia vespertina en la Casa Blanca en honor a Kavanaugh, que este sábado juró su cargo como juez vitalicio del Supremo después de ser confirmado por un estrecho margen en el Senado.

"En nombre de todo el país, quiero disculparme con Brett y con toda la familia Kavanaugh por el dolor y sufrimiento que han tenido que pasar", afirmó Trump al comenzar la ceremonia, flanqueado por Kavanaugh, su esposa y sus dos hijas.

"Lo que le ocurrió a la familia Kavanaugh viola cualquier noción de justicia, decencia y debido proceso", agregó Trump, quien describió lo sucedido como una campaña "de destrucción personal y política basada en mentiras".

El mandatario no mencionó directamente las acusaciones de abuso sexual ni citó a Christine Blasey Ford, la mujer que denunció ante el Senado que Kavanaugh se propasó con ella cuando ambos estaban en el instituto, pero sí emitió su propio veredicto sobre el caso. "Se ha demostrado que usted, señor, es inocente", sentenció.

Trump se pronunció así a pesar de que ni el Senado ni el FBI, que entrevistó a un número limitado de testigos durante cinco días de la semana pasada, han llegado a ninguna conclusión pública sobre la culpabilidad o inocencia del juez en lo relativo a las denuncias de abuso sexual.

El presidente pareció interpretar el triunfo de Kavanaugh en el Senado, que le confirmó este sábado por 50 votos a favor y 48 en contra, como una validación de su inocencia, para dar carpetazo a un intenso proceso que ha polarizado al país.

"(Kavanaugh) es una persona justa, no está sesgado y es imparcial. Él entiende que la justicia debe estar divorciada de las pasiones del momento", defendió Trump. (EFE)