Michael West fue declarado muerto tras recibir dos descargas eléctricas en la Institución de Máxima Seguridad Riverbend, en Nashville. | Fuente: Tennessee Department of Correction

El estado de Tennessee (sur de EE.UU.) ejecutó este jueves en la silla eléctrica al reo Michael West por los asesinatos en 1986 de una mujer y su hija menor de edad, a la que también violó.

A West, un hombre blanco de 56 años, lo declararon muerto a las 19.27 hora local (00.27 del viernes GMT) tras recibir dos descargas eléctricas en la Institución de Máxima Seguridad Riverbend, en Nashville, según notificó el Departamento Correccional de Tennessee.

West eligió la silla eléctrica como método de ejecución frente a una inyección letal, siendo el tercer reo en pocos meses en Tennessee que prefiere morir electrocutado.

Primero, recibió una descarga de 1.750 voltios durante 20 segundos, seguida por una pausa de 15 segundos y una segunda descarga de otros 1.750 voltios en 15 segundos antes de ser declarado muerto.

West fue ejecutado este jueves por asesinar en marzo de 1986 a Wanda Romines, de 51 años, y a su hija Sheila Romines, de 15.

En ese entonces, el ejecutado trabajaba en un restaurante de comida rápida McDonald's en Lake City (al norte de Knoxville) junto a Ronnie Martin, quien fue su cómplice en los crímenes y conocía a Sheila Romines del instituto.

El crimen

West, que tenía 23 años, y Martin, de 17, salieron de trabajar la noche antes de los asesinatos y pasaron la madrugada bebiendo.

Por la mañana, los dos condujeron hasta la vivienda de los Romines y esperaron a que el esposo y padre de las que serían sus víctimas saliera a trabajar. Martin llamó entonces a la puerta y Sheila Romines les dejó entrar.

Ambas fueron asesinadas con las manos atadas a la espalda. La autopsia reveló que Sheila Romines fue apuñalada 17 veces, y que varias de las heridas eran consistentes con signos de tortura. Además, antes de ser asesinada, la menor fue violada.

West reconoció haber violado a Sheila Romines, pero acusó a su cómplice de los dos asesinatos. Martin, a su vez, aseguró que fue West quien mató a las mujeres.

Un jurado condenó a muerte a West en 1987, mientras que Martin, al ser menor de edad en el momento de los asesinatos, recibió una pena de cadena perpetua que todavía cumple, aunque podría salir en libertad condicional a partir del año 2030. (EFE)


¿Qué opinas?