El 'Camp Fire',  como ha sido bautizado el incendio más mortífero en la historia de California (Estados Unidos)  deja hasta el momento más de 70 fallecidos, un millar de personas desaparecidas y más de 57.000 hectáreas arrasadas en el norte, según el sheriff del condado de Butte, Kory Honea.

Las autoridades locales solicitaron que 100 reservistas de la Guardia Nacional se trasladasen a la zona afectada para ayudar en las tareas de localización. La mayoría de los desaparecidos residen en la población de Paradise, de 26,000 habitantes y que fue completamente engullida por las llamas.

El pueblo está en la falda de la Sierra Nevada estadounidense, en un clima seco y soleado que en el último medio siglo ha atraído a muchos jubilados, lo que ha hecho que la población se triplicase en 50 años. La mayoría de la gente que aparece en la lista de desaparecidos tienen más de 60 años.

Según las autoridades es el incendio más destructivo registrado jamás en la historia del estado, al haber arrasado casi 9.000 estructuras: unos 7.700 hogares (en su mayoría en Paradise), 260 edificios comerciales y 859 "estructuras menores".

Ambos fuegos siguieron avanzando la pasada madrugada, aunque a un ritmo menor al de días anteriores: El 'Camp' ha quemado un total de 54.600 hectáreas, estando un 35 % controlado; y el de "Woolsey", 39.500 hectáreas con un 47 % de contención.

Pese a que su origen sigue siendo desconocido y las autoridades mantienen abiertas sendas investigaciones, algunos de los afectados por la conflagración en el norte han presentado una demanda contra la mayor compañía proveedora de gas y electricidad del estado, Pacific Gas & Electric Co. (PG&E).

Visita de Trump

Donald Trump llegó este sábado a California, donde debía reunirse con los bomberos que siguen luchando contra los incendios. El avión presidencial Air Force One aterrizó en la base militar Beale, a unas decenas de kilómetros al sur del pequeño pueblo de Paradise, cerca de donde se declaró hace diez días el incendio más letal en la historia californiana.

"Parece que hay muchas más personas desaparecidas de las que cualquiera se habría imaginado", dijo Trump a periodistas al salir de la Casa Blanca. "Quiero estar con los bomberos", añadió, evocando su "extraordinaria valentía".

(Con información EFE y AFP)

¿Qué opinas?