Las autoridades policiales norteamericanas han confirmado que por lo menos 14 personas han muerto producto del tiroteo desatado por, al parecer, tres sujetos en San Bernardino, California, dentro de un centro para discapacitados.

Aunque todavía no han detallado si se trata de un ataque de terroristas islámicos, sí han podido asegurar que los sujetos estaban fuertemente armados e iban preparados para el ataque. 

Los agentes policiales no tuivieron tiempo de intercambiar disparos con los atacantes quienes huyeron de inmediato en una camioneta negra. 

El periódico "Los Angeles Times", citando a la portavoz de la policía, la sargento Vicki Cervantes, afirmó que se ha confirmado la presencia de los sospechosos dentro del Inland Regional Center.

Este centro, según su descripción en internet, ofrece servicios sociales de ayuda a personas con discapacidad.

Las imágenes de televisión muestran una gran actividad de policías y servicios de emergencia en la zona.