Decenas de personas, un total de 120 personas, desafiaron el frío en Ginebra para recibir hoy el año 2019 con una zambullida en el lago Lemán, donde se celebró la vigésimo segunda edición de esta actividad.

Pese a que el día amaneció nublado y los seis grados en el exterior -siete dentro del agua- no invitaban a nadar, decenas de personas se concentraron en los Baños de Paquis, en la orilla lacustre del centro de la ciudad, para dar así la bienvenida al Año Nuevo, relató la televisión suiza RTS.

Vestidos algunos con bañadores de época, los bañistas pudieron disfrutar dentro del agua de un brindis con champán en honor a 2019, servido en bandejas flotantes.

Estos baños invernales en el lago que comparten Francia y Suiza fueron iniciados el 1 de enero de 1997 por Lennart Jirden, un ginebrino nacido en Finlandia, país donde son populares este tipo de chapuzones, incluso en aguas heladas.

Otra tradición suiza de Año Nuevo con dos décadas de historia es la Operación Nariz Roja, en la que altruistas conductores se ofrecen para llevar a casa a personas que han ido de fiesta de Nochevieja y han bebido demasiado.

Este año, más de 1.600 personas han ayudado a otras 8.800 a regresar a casa tras participar en las fiestas celebradas en todo el país la última noche del año.

La Operación Nariz Roja se celebra todo el año (35.000 asistidos en 2018), aunque Nochevieja es siempre el día de más trabajo para estos buenos samaritanos. (EFE)


Sepa más:
¿Qué opinas?