Las mujeres podrán acceder a las fuerzas especiales del Ejército británico

Reino Unido señaló que las mujeres que sirven actualmente en las fuerzas armadas podrán ser transferidas a cualquier rol de infantería, en igualdad con sus compañeros por primera vez en la historia.

La Royal Armored Corps fue la primera rama de Reino Unido en implantar la equidad en sus criterios de acceso. | Fuente: Foto: Defence Images

Las mujeres soldado podrán optar por primera vez a cualquier puesto en el Ejército británico, incluidas las fuerzas del Servicio Aéreo Especial conocidas como SAS, anunció el Ministerio de Defensa del Reino Unido.

El titular de este departamento, Gavin Williamson, señaló que las mujeres que sirven actualmente en las fuerzas armadas podrán ser transferidas a cualquier rol de infantería, en igualdad con sus compañeros por primera vez en la historia.

En declaraciones a la cadena BBC, Williamson aseguró que, a partir de ahora, "las fuerzas armadas se determinarán solo por la capacidad y no por el género".

De este modo, el sector femenino podrá postularse para formar parte de los Royal Marines y de la Infantería, así como unirse a unidades de fuerzas especiales como el SAS, una vez demuestren, como el resto de sus compañeros, que poseen las capacidades necesarias.

La implantación de la igualdad a la hora de acceder a los distintos puestos dentro del Ejército británico ha sido gradual.

"Tienen mucho que ofrecer"

En 2016, se levantó la prohibición de que las mujeres soldado sirvieran en unidades de combate cuerpo a cuerpo como la Royal Armored Corps, que fue la primera rama en implantar la equidad en sus criterios de acceso.

Desde entonces, alrededor de 35 mujeres han servido o han sido entrenadas para unirse a esta unidad del Ejército británico que opera con tanques.

Williamson destacó que espera que el anuncio las anime a unirse tanto al SAS como al Servicio Especial de Barcos. "El valor que aportarán y el impacto que generarán será fenomenal y todos los servicios esperan poder darles la bienvenida", afirmó.

Kat Dixon, miembro de la unidad Royal Wessex Yeomanry, fue la primera mujer artillera de tanque en su regimiento tras unirse a la reserva hace dos años y medio y, aunque rehúsa proclamarse "una pionera", ha querido animar a otras compañeras a seguir sus pasos.

"Creo que las mujeres tienen mucho que ofrecer. Si pueden cumplir con los requisitos necesarios, no creo que haya nada fuera de los límites, aunque deben cumplir los mismos requisitos", destacó.

EFE

¿Qué opinas?