Walter Delgatti Neto de 30 años confesó ante las autoridades brasileñas. | Fuente: Folha de Sao Paulo

Un presunto hacker confesó este jueves que se infiltró en las comunicaciones de fiscales anticorrupción del caso Lava Jato en Brasil, pero afirmó que no recibió ningún pago por filtrar la información al portal The Incercept Brasil, según el testimonio policial divulgado este viernes por la televisión O Globo.

Se trata de Walter Delgatti Neto, de 30 años, detenido el último martes en el interior del estado de Sao Paulo. En su declaración a la policía, dijo que entregó al periodista estadounidense Glenn Greenwald, uno de los fundadores del portal, los mensajes de Telegram que obtuvo de cuentas de fiscales de Lava Jato, que comenzaron a ser publicados a inicios de junio.

Entre los fiscales cuyos teléfonos fueron intervenidos figura Deltan Dallagnol, jefe de fuerza de tarea de Lava Jato, la operación que llevó a prisión por corrupción a decenas de empresarios y políticos, incluido el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Acuerdo con Greenwald y filtración

Debido al volumen del material al que accedió el presunto hacker, acordó con el periodista crear una cuenta en Dropbox, subió el material y le pasó la clave, según la declaración leída por una periodista de Globo.

En “ningún momento dio sus datos personales a Greenwald” a quien no conoce personalmente, agregó. El hombre dijo también que “nunca recibió ningún pago, valor o ventaja a cambio del material entregado al periodista”.

Delgatti Netto fue detenido junto a otras tres personas por participar en ataques a teléfonos de autoridades políticas y judiciales, incluyendo mensajes entre los fiscales de Lava Jato y el ministro de Justicia, Sergio Moro, quien antes de asumir su cargo fue el principal juez de este caso anticorrupción.

Según explicó, no fue él quien trató de hackear el teléfono de Moro. “No obtuve ningún contenido de las cuentas de Telegram del ministro Sergio Moro”, dijo.

Reacción de Moro

Tras la captura, Moro felicitó a los agentes que realizaron la operación y dijo que los detenidos son “la fuente de confianza de quienes divulgaron supuestos mensajes obtenidos criminalmente”, en referencia a los diálogos de Telegram publicados por The Intercept Brasil.

Agregó que el material recuperado en la operación sería destruido, pero la policía afirmó que solo “cabe a la Justicia, en momento oportuno, definir el destino del material”.

El intercambio de mensajes fue presentado por The intercept Brasil como prueba de colusión de instancias judiciales para impedir que el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula gane los comicios presidenciales de 2018, en los que se eligió a Bolsonaro. AFP

¿Qué opinas?