Brasil supera por primera vez las 2 300 muertes diarias por COVID-19 y bate nuevo récord

Con una desaprobación del 61% de la población de Brasil, Jair Bolsonaro realizó un nuevo cambio en su gabinete: sacrificó a su ministro de Salud, el general Eduardo Pazuello, un hombre de su confianza y tercero en ocupar ese cargo desde el inicio de la pandemia por el nuevo coronavirus

Brasil superó este martes la cifra de fallecidos por jornada en lo que va del inicio de la pandemia.
Brasil superó este martes la cifra de fallecidos por jornada en lo que va del inicio de la pandemia. | Fuente: AFP

Brasil, actual epicentro global de la COVID-19, registró 2 340 muertes por el virus en las últimas 24 horas, un nuevo récord diario de víctimas desde el inicio de la pandemia, que ya deja más de 281 000 fallecidos y 11,6 millones de contagios en el país, informaron fuentes oficiales sanitarias.

De acuerdo con el boletín divulgado por el Consejo Nacional de secretarías de Salud (Conass), el número de óbitos de este martes en Brasil por COVID-19 supera el del miércoles de la semana pasada (2 286 víctimas), que era hasta ahora el día más letal desde el inicio de la pandemia.

Más que una gripe

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aparentemente acabó por admitir que la pandemia de coronavirus, que causa estragos en el país, es más grave que una "gripecita": en los últimos días se lo vio con barbijo, encargó millones de vacunas y cambió a su desprestigiado ministro de Salud.

Pero los observadores descartan un cambio radical de postura del líder ultraderechista, que sigue oponiéndose a las medidas de confinamiento reclamadas por científicos para controlar la enfermedad.

"No veo ningún cambio definitivo. Es más que nada una retirada estratégica bajo presión de otros sectores del gobierno, probablemente de los militares, de legisladores y de gobernadores que lo apoyan", dijo a la AFP el politólogo Geraldo Monteiro, de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (Uerj).

La presión se acentuó la semana pasada tras la anulación de las condenas que inhabilitaban políticamente al expresidente Lula da Silva, abriendo la perspectiva de un duelo de pesos pesados en las elecciones de 2022. 

El líder de izquierda, de 75 años, se hizo vacunar contra la COVID-19 y en su primer discurso público después de ese fallo, instó a sus compatriotas a hacerlo y criticó la gestión "imbécil" de la pandemia por parte del gobierno.

Un manejo desaprobado por el 61% de los brasileños, según un sondeo reciente. Jair Bolsonaro sacrificó a su ministro de Salud, el general Eduardo Pazuello, un hombre de su confianza y tercero en ocupar ese cargo desde el inicio de la pandemia, aunque sin experiencia médica ni en cargos políticos. Lo reemplazó por Marcelo Queiroga, un cardiólogo apreciado por sus pares.

(Con información de AFP)

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.

NUESTROS PODCASTS:

- ‘Espacio Vital’: ¿La variante británica de la COVID-19 es más letal? El Dr. Elmer Huerta responde: