Evo Morales
El expresidente boliviano se contagió de COVID-19 hace dos semanas. (Foto referencial) | Fuente: AFP

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, recibió este domingo el alta médica de la clínica privada donde permanecía internado desde hace dos semanas tras contagiarse del nuevo coronavirus.

En conferencia de prensa, el exmandatario aseguró que se siente bien, aunque mantiene un poco de tos. En esa línea, hizo un llamado a la ciudadanía a que cumpla las medidas de prevención para evitar más contagios.

Morales permaneció en una clínica privada en la ciudad de Cochabamba (centro) al cuidado de “una junta médica del exterior” que no fue identificada, aunque algunos medios aseguraron que era asistido por médicos cubanos.

Atención médica

Uno de los médicos que lo acompañaba dijo estar satisfecho por su evolución, al no presentar “serias complicaciones ni daños pulmonares”, pero le recomendaron un par de semanas de reposo para un completo restablecimiento.

Morales dijo que, "si lo autorizan los médicos", estaría dispuesto a convertirse en donante de plasma sanguíneo para la recuperación de futuros contagiados, aunque el médico aclaró que tal decisión estará en función de evaluaciones médicas.

El exmandatario boliviano dio positivo a la COVID-19 el pasado 13 de enero. Posteriormente, ya en la clínica privada, reveló que los mandatarios de Argentina, Cuba y Venezuela, con quienes sostiene estrechos lazos políticos, le ofrecieron trasladarlo a dichos países para darle tratamiento especializado.

Morales, quien gobernó entre 2006 y 2019, dimitió en noviembre de 2019 por una fuerte convulsión social interna, tras 14 años en el poder.

Bolivia encara una segunda ola de contagios por la COVID-19 bordeando los 200 000 contagios y con 9 927 fallecidos, en una población total de 11 5 millones de habitantes.

(Con información de AFP)