El Salvador
Imelda Cortez de lado izquierdo, celebra su absolución. | Fuente: Twitter de @berthamariaD

La salvadoreña Imelda Cortez, de 20 años, recuperó su libertad luego que un juez la absolvió de los cargos que enfrentaba tras sufrir un parto espontáneo en un retrete al que su hija sobrevivió, un embarazo causado por las violaciones que sufrió de su padrastro durante siete años.

"Juez de tribunal de sentencia de Usulután absuelve a Imelda Cortez. Libertad", escribió en Twitter Bertha María Deleón, la abogada que comandó la defensa de la joven, que pasó 20 meses encarcelada por el caso.

El juicio tuvo un giro inesperado luego que la Fiscalía solicitó al tribunal "un proceso abreviado" y cambió la tipificación del delito de tentativa de homicidio a "abandono y desamparo de personas" en perjuicio de su hija, por lo que pidió la condena de un año de cárcel y no 20, como había solicitado originalmente.

La Fiscalía explicó en un comunicado que cambió del delito se dio por la nueva "política de persecución penal en materia de violencia contra las mujeres".

Después de que el juez declarase su inocencia, Imelda fue liberada "de inmediato" tras haber pasado un año y ocho meses en prisión preventiva, anunció el portavoz de la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto Terapéutico Ético y Eugenésico (ACDATE), Jorge Menjívar.

"Sabemos que Imelda no cometió ningún delito y por eso debe quedar en absolución total, recobrando la libertad que se le ha negado por un delito que no ha cometido", declaró horas antes del veredicto a la agencia AFP Keyla Cáceres, una de sus abogadas.

La letrada recordó que Cortez quedó embarazada producto de las agresiones sexuales que sufrió a lo largo de siete años por su padrastro, quien se encuentra detenido a la espera de juicio.

La acusación

La acusación fiscal afirma que el 17 de abril de 2017 la joven buscó ayuda médica en el hospital nacional de la ciudad de Jiquilisco, departamento de Usulután, por sufrir una hemorragia.

"Al ingresarla, una doctora diagnosticó que la fémina había tenido un parto extrahospitalario, pues además habían llevado la placenta", consignó un comunicado del Centro Judicial. Cortez lo justificó diciendo "que sintió que le salió algo cuando estaba en el servicio (sanitario)".

El Salvador cuenta con una ley antiaborto muy severa que criminaliza a las mujeres aún en situaciones como el parto extrahospitalario de Cortez, por lo que el sanatorio donde fue atendida informó a la policía.

AFP