Mujer protesta contra la presidenta proclamada de Bolivia desde El Alto hacia La Paz. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: RONALDO SCHEMIDT

Los esfuerzos por hallar una salida pacífica y constitucional a la crisis en Bolivia vienen estrellándose contra la voluntad de algunos de mostrar su fuerza y recurrir a la violencia. Pese a haber renunciado, Evo Morales no ha hecho nada por desalentar que sus partidarios retomen su discurso sobre el golpe de Estado y enfrenten a las fuerzas del orden, en particular en La Paz y Cochabamba. Al revés, rompiendo las normas que obligan al asilado a abstenerse de hacer declaraciones políticas, ha afirmado desde México que “volvería a Bolivia”, si los bolivianos, claro, se lo solicitaran para pacificar el país.

Conviene recordar que usó los mismos argumentos para convocar un referendo sobre su derecho a una tercera reelección, y ya vimos cómo despreció el voto popular. Tampoco ayuda que Luis Fernando Camacho, el líder cívico de Santa Cruz, invoque el nombre de Dios y afirme que “ahora Dios va a gobernar para todos los bolivianos”. Junto a la intolerancia religiosa asoma la intolerancia étnica de los que interpretan la política desde el punto de vista de las razas y remontan hasta el siglo XVI para manipular la división y promover resentimientos. Los bolivianos de todas las tendencias deben dejar actuar a las instituciones y proceder a la convocatoria de elecciones de las que salgan autoridades legítimas. También es necesario que actúe una Justicia independiente que, por lo pronto, establezca responsabilidades en las modalidades del fraude electoral que fueron identificadas por la auditoría de la OEA.

Mientras tanto en el Perú avanza lentamente el camino de la Justicia. Un ejemplo nos llega desde California, donde el juez Vince Chhabria ha dado nuevas pruebas de no aceptar presiones ni de las autoridades federales ni de la defensa, para decidir el estatuto penitenciario del ex presidente Alejandro Toledo. Al hacerlo confirma que en algunos casos la prisión preventiva es lo que corresponde.

En el camino de la Reforma de la Justicia, es una buena noticia que la Comisión Especial haya publicado la lista del examen de currículos de los 29 candidatos a integrar la Junta Nacional de Justicia. Hace falta ahora proceder a las entrevistas personales para estar seguro de que comenzaremos el próximo año con la juramentación de los siete que den mejores garantías de profesionalismo, probidad e independencia. De ellos dependerá eliminar del Poder Judicial y de la Fiscalía a los malos elementos que han jugado un papel decisivo en la desconfianza de los ciudadanos.

Sin embargo no solo se trata de instituciones. Las guerras culminan en los campos de batalla pero comienzan en el corazón de los seres humanos. Una encuesta realizada por el Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica por encargo de la ONG Manuela Ramos  muestra que un porcentaje de peruanos considera justificado golpear a una mujer si decide partir con otro hombre. La ONG ha creado una herramienta lúdica, el machistómetro, que permite evaluar el grado de violencia y machismo que existe en la pareja.

Los temas emocionales y relacionales no están separados de los indicadores sociales y económicos. Al revés. El caso más patente es la falta de cuidado a los niños durante los primeros meses de vida: las carencias nutricionales, la anemia y la falta de apoyo emocional dejan huellas duraderas que se reflejan en los malos resultados escolares y luego en las dificultades para ejercer un trabajo con eficiencia y armonía. Por eso el Grupo RPP organiza hoy el Primer Foro consagrado al Desarrollo Infantil Temprano. Especialistas de varias disciplinas intercambiarán diagnósticos para hacer frente a la dimensión oculta de nuestras taras como sociedad. El evento tendrá lugar en la Escuela de Negocios de la Universidad Católica, CENTRUM, y puede ser seguido a través de nuestras redes sociales.


Las cosas como son

¿Qué opinas?