Arqueología en Israel
Vista frontal del acceso al sancta santorum del santuario de Tel Arad | Fuente: EFE

El análisis del material en dos altares de la Edad del Hierro descubiertos en la entrada al 'sancta santorum' de un santuario en Tel Arad en el valle de Beer-sheba, Israel, revela trazas de la antigua presencia de cannabis e incienso.

Excavaciones pasadas revelaron dos fortalezas superpuestas, que datan del siglo IX a principios del siglo VI a. C., que custodiaban la frontera sur de la Judá bíblica. Se descubrieron hallazgos muy importantes de la Edad del Hierro, incluido un santuario bien conservado que data del 750-715 antes de Cristo.

Se encontraron dos altares de piedra caliza (el altar más pequeño mide 40 cm de alto y unos 20 * 20 cm en la parte superior; el más grande mide aproximadamente 50 cm de alto y 30 * 30 cm en la parte superior) en la entrada del 'sancta santorum' del santuario. El estudio ha sido publicado en la revista Tel Aviv Journal of the Institute of Archaeology of Tel Aviv University.

Evidentemente, habían jugado un papel importante en las prácticas de culto del santuario. Un material orgánico solidificado negro no identificado fue preservado en las superficies de los altares. El análisis anterior de estos materiales no pudo identificar su contenido y este material oscuro fue sometido recientemente a análisis de residuos orgánicos por métodos modernos.

El estudio revela que en el altar más pequeño el cannabis se había mezclado con estiércol animal para facilitar el calentamiento, mientras que el altar más grande contenía trazas de incienso que se mezclaba con grasa animal para promover la evaporación.

Estos hallazgos únicos arrojan nueva luz sobre las prácticas de culto en la Judá bíblica, lo que sugiere que el cannabis se usó aquí como un psicoactivo deliberado, para estimular el éxtasis como parte de las ceremonias de culto.

El autor principal, Eran Arie, del Museo de Israel en Jerusalén, comentó: "Esta es la primera vez que se identifica el cannabis en el antiguo Cercano Oriente; su uso en el santuario debe haber jugado un papel central en los rituales de culto que se realizan allí".

El incienso proviene de Arabia. Por lo tanto, la presencia de incienso en Arad indica la participación de Judá en el comercio del sur de Arabia, incluso antes del patrocinio y el estímulo del imperio asirio. Arad proporciona la evidencia más temprana de incienso en un contexto de culto claro. El incienso se menciona como un componente del incienso que se quemó en el Templo de Jerusalén por su agradable aroma.

El "montículo de la fortaleza" de Tel Arad en el valle Beer-sheba en el sur de Israel fue excavado hace más de 50 años.

(Con información de Europa Press)