Australia
La afluencia de personas fue tal que los supermercados se vieron en la obligación de racionar la venta de diversos productos. | Fuente: EFE

Los estantes de los supermercados de Melbourne, la segunda ciudad más grande de Australia, fueron vaciados el miércoles, a pocas horas de la entrada en vigor de nuevas medidas de confinamiento.

Más de cinco millones de habitantes recibieron el martes la orden de confinarse nuevamente por seis semanas a partir de la medianoche, en la noche de miércoles a jueves.

La epidemia de coronavirus resurgió en los últimos días en Melbourne con un promedio superior a los cien casos adicionales por día.

En las últimas 24 horas se registraron 134 infecciones, una cifra mínima en comparación con las decenas de miles de personas infectadas en los países más afectados, como Estados Unidos o Brasil.

Sin embargo, para las autoridades australianas se trata de un brote en este país que parecía haber logrado contener la epidemia de la COVID-19.

El número uno de los supermercados en Australia, Woolworth, decidió volver a racionar sus ventas de pasta, verduras y azúcares.

Los restaurantes y cafés solo podrán servir comida para llevar, mientras que los gimnasios y cines se ven obligados a cerrar de nuevo.

Los residentes podrán salir de sus casas solo por razones profesionales, para hacer ejercicio físico, acudir a citas médicas o comprar productos de primera necesidad. (AFP)

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.