Una fotografía tomada el 31 de octubre de 2018 muestra osos polares que se alimentan en un basurero cerca de la aldea de Belushya Guba, en Rusia. | Fuente: AFP | Fotógrafo: ALEXANDER GRIR

La imagen de osos polares buscando alimentos entre las casas de una aldea en el Ártico ruso podrá tornarse más común ante la creciente presencia humana en esa región.

Más de 50 osos se aproximaron en febrero de la aldea de Beluchia Guba, en el norteño archipiélago de Nueva Zembla, y por lo menos 10 de ellos recorrieron las calles e ingresaron en varios edificios.

Las autoridades locales decretaron el estado de emergencia durante una semana y pidieron ayuda a Moscú.

Las imágenes del incidente recorrieron el mundo, y especialistas rápidamente responsabilizaron a las autoridades, en particular por el enorme depósito de residuos a un costado de la aldea, donde los osos se hicieron un verdadero festín.

Sin embargo, expertos en estos animales apuntaron que la causa fundamental que motivó la aproximación de los osos a los humanos fue el congelamiento tardío del mar.

Esto impidió que los osos puedan dedicarse a cazar focas y en cambio los forzó a buscar fuentes alternativas de alimentos.

A medida que Rusia aumenta su presencia en el Ártico -en busca de proyectos energéticos, la navegación del Pasaje del Norte e intereses militares estratégicos- los expertos predicen que habrá más encuentros inesperados entre humanos y osos.

"El desarrollo en el Ártico definitivamente hará aumentar los conflictos con seres humanos, especialmente ahora que los osos polares están perdiendo su plataforma de vida en varias regiones", dijo el biólogo Anatoly Kochnev, quien ha estudiado osos polares desde la década de 1980.

| Fuente: AFP

Nueva Zembla, un archipiélago de dos islas entre los mares de Kara y Barents, es un buen ejemplo de la nueva frontera rusa que queda centro del hábitat natural de los osos polares.

Los osos en el mar de Barents ven una rápida reducción del hielo. Según la entidad Polar Bears International, esa especie ha perdido 20 semanas de hielo al año en las últimas décadas.

"La observación del hielo muestra que previamente el hielo cerca de Beluchia Guba se formaba en diciembre", explicó Ilya Mordvintsev, del Instituto Severtsov en Moscú, y que participó de los equipos de ayuda a la aldea "invadida" por los osos.

"Durante miles de años, los osos migraron en esta época del año para cazar focas. Este año, sin embargo, llegaron a la costa y no había hielo", añadió.

Desde que las decenas de osos recorrieron las calles de la aldea de Beluchia Guba, el hielo ya volvió a formarse y los animales retornaron a su hábitat natural para cazar.

"Pero es imposible descartar que esta situación vuelva a repetirse en el futuro", apuntó Mordvintsev.

Así, en la medida en que más gente llegue a Nueva Zembla, la probabilidad de nuevos encuentros entre humanos y osos aumenta.

Nueva Zembla había sido un territorio de pruebas nucleares en la época de la Unión Soviética, aún en la actualidad permanece como un territorio de acceso restringido. Aún así, los militares rusos han construido nuevos edificios y una pista de aterrizaje.

Otros problemas

Según Kochnev, en la actualidad las instrucciones relativas a los osos polares se concentran en como espantarlos. Pero la prioridad deberían ser construcciones fortificadas para prevenir contactos.

"Póngase usted mismo dentro de una jaula, y deje que los osos anden libremente", apuntó el experto.

Sin embargo, Mordvintsev apuntó que eso tampoco funcionará en Nueva Zembla, donde los vientos, la nieve y el hielo convertirían a las cercas en enormes bloques que los osos podrían subir fácilmente.

Beluchia Guba está planificando la instalación de cámaras y un programa especial contra los residuos. Pero Mordvintsev señaló que el desarrollo del Pasaje del Norte también presenta desafíos para los osos polares de la región.

"El uso de rompehielos en áreas donde las focas cuidan de sus crías termina por afectar la población de esas focas", con las que se los osos se alimentan, apuntó.

¿En dirección a Canadá?

El año pasado, el presidente Vladimir Putin ordenó un aumento en la capacidad del Pasaje del Norte (que bordea Siberia hasta el estrecho de Bering), de su actual nivel de 18 millones de toneladas a 80 millones en 2024.

De acuerdo con Kochnev, los osos polares han sido capaces de adaptarse hasta ahora a tendencias desventajosas, y aprendieron a cazar en pequeños grupos en vez de hacerlo individualmente. Pero si el calentamiento continúa "los osos simplemente abandonarán Rusia", dijo.

"Si el período sin hielo aumenta en otras dos o tres semanas, los osos probablemente migrarán hacia el norte de Canadá, donde los cambios son menos evidente", comentó.

En ese cuadro, los osos que permanezcan en Rusia terminarán extinguidos por el contacto con los humanos.

(Información de AFP)

Sepa más:
¿Qué opinas?