Jorge Arreaza, canciller de Venezuela. | Fuente: AFP

El canciller del régimen chavista, Jorge Arreaza, denunció hoy que el ataque de este domingo a una unidad militar en el sur de Venezuela en el que murió un soldado, fue perpetrado por un "grupo de mercenarios" que "tiene su base de operaciones en Perú". 

A través de su cuenta en Twitter, el ministro de Relaciones Exteriores acusó a las autoridades peruanas de ser "al menos cómplices" de los atacantes por "permitir que estos terroristas se organicen impunemente".  

En otro tuit, Arreaza afirmó que grupos como el que atacó hoy la instalación militar en la Gran Sabana llegan desde Perú a través de Colombia y reciben apoyo del Brasil. Según el canciller estos movimientos son coordinados por el Grupo de Lima para desestabilizar a Venezuela.   

"Es una estrategia golpista de triangulación de gobiernos del Cartel de Lima para producir violencia, muerte y desestabilización política en Venezuela. Denunciamos a estos gobiernos ante el mundo. ¡No pasarán!", tuiteó.

Este domingo, el ministro de Defensa del chavismo, Vladimir Padrino, informó que un grupo de "extremistas de la oposición" asaltó una unidad militar ubicada en la frontera con Brasil, lo que desencadenó enfrentamientos que se saldaron con al menos un oficial fallecido. 

Padrino explicó que las unidades militares y policiales de la zona "se activaron de manera inmediata e hicieron armas contra los asaltantes", logrando la detención de al menos seis involucrados y la recuperación de todo el material que había sido robado. "De este ataque terrorista resultó fallecido un efectivo de tropa del Ejército", subrayó.

Padrino señaló que los detenidos "están aportando información" y que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y otros organismos de seguridad "están activados en persecución del resto de los terroristas".

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, denunció en la misma red social que los asaltantes "fueron entrenados en campamentos paramilitares plenamente identificados en Colombia", una afirmación que difiere con la de Arreaza, que situó la base de operaciones en Perú. 

"Hasta bajo las piedras buscaremos a los restantes homicidas prófugos para que paguen ante la ley por tan cobarde crimen", agregó Rodríguez en Twitter. (Con información de EFE)

Sepa más:
¿Qué opinas?