Jimi Hendrix es toda una leyenda, qué duda cabe. Han pasado exactamente 45 años desde que dejó este mundo, pero su legado musical sigue presente en miles de personas de varias generaciones.

Referente indiscutible de todo músico, catalogado como el más grande guitarrista de la historia del rock. De hecho, muchos años después de su muerte, la revista musical Rolling Stone lo eligió en el 2003 como el "mejor guitarrista de todos los tiempos".

Entre las virtudes que tuvo como músico se encuentra el poseer el mejor "Riff" en la historia de la música por su canción "Voodoo Child", según una encuesta realizada en el 2009 por la página especializada británica Music Radar, superando a otras bandas como The Beatles, Rolling Stones, Metallica, AC/DC, Guns N" Roses, Led Zeppelin y Deep Purple.

Como se sabe, el 18 de septiembre de 1970, en Londres (Inglaterra), a los 27 años, James Marshall Hendrix falleció bajo circunstancias que aún no han podido ser completamente explicadas.

Esa noche estuvo hasta tarde en una fiesta y su novia, Monika Dannemann, fue a recogerlo y lo dejó en su apartamento en el Hotel Samarkand.

Las estimaciones médicas dicen que murió al poco tiempo. La causa de la muerte fue por asfixia causada por su propio vómito, al haber mezclado pastillas para dormir con alcohol.

Monika Dannemann asegura en el testimonio original que Hendrix cogió nueve pastillas que le recetaba su médico para dormir, y los médicos atestiguan que el vómito fue provocado por la ingesta excesiva de alcohol.

Dannemann acusó incluso que Jimi Hendrix aún estaba vivo cuando le subieron a la ambulancia, y que fue la negligencia médica  causada en la ambulancia la que provocó que se ahogase con su propio vómito.

No obstante, los agentes de policía y servicios sanitarios que lo encontraron en el apartamento, declararon que encontraron el cuerpo de Hendrix sin vida, e incluso que llevaba varias horas fallecido.