Lindsay Lohan reveló  hace pocos días sus problemas económicos al tabloide  New York Daily News, donde precisó que se encontraba viviendo del dinero de su novia, la DJ Samantha Ronson.

Luego de declararse en banca rota, la actriz decidió señalar que no recibe ofertas cinematográficas a causa de la prensa amarillista y los `fans enfermizos`.

"He cambiado. La gente debe dejar mi vida personal de lado, total, no es tan interesante", aseveró Lohan.

"No bebo, no me drogo y no miento. Me encanta actuar, escribir, ser creativa y quiero ayudar a la gente interpretando papeles que puedan enviar un mensaje positivo a cualquiera que lo necesite", finalizó.