Mercedes Sosa: discos de estrellas y lluvia de premios en su trayectoria

Sosa sedujo a los máximos referentes de otros ámbitos de la música, como el fallecido Pavarotti, con quien cantó en 1999 ante 30 mil espectadores.
Foto: EFE
Dos discos grabados con una treintena de figuras internacionales, un concierto con Luciano Pavarotti y una catarata de premios brindan apenas una pincelada de la trayectoria de la cantante argentina Mercedes Sosa, fallecida hoy a los 74 años.

Los restos de "la Negra Sosa", que estaba internada en una clínica de Buenos Aires por un problema hepático complicado con una afección cardiorrespiratoria, serán velados en la sede del Parlamento argentino, un lujo reservado para las máximas figuras políticas y de la cultura del país suramericano.

El lugar para despedir sus restos fue elegido después de que la presidenta argentina, Cristina Fernández, hablara el viernes pasado con el hijo de la artista, Fabián Matus, para ponerse "a entera disposición" de la familia de la intérprete.

Fuentes oficiales indicaron que la mandataria analiza viajar en las próximas horas desde la patagónica Calafate, donde pasa el fin de semana, hacia Buenos Aires para acudir al velatorio a despedir los restos de la cantante, también elogiada en las últimas horas por los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Chile, Michelle Bachelet, quienes lamentaron el deterioro de Sosa.

Precisamente en Chile, esta difusora de la obra de Violeta Parra realizó multitudinarios conciertos y ganó miles de seguidores, al igual que en otros países de la región y de Europa.

Las palabras de cariño y los deseos de mejora también procedieron en los últimos días de numerosos artistas argentinos que desfilaron por el sanatorio de la Trinidad, donde la intérprete se encontraba internada desde el pasado 18 de septiembre, aunque su cuadro se había agravado el pasado jueves, cuando entró en coma farmacológico con respiración asistida.

Incluso, el aliento llegó a través de miles de mensajes que inundaron la página web oficial de la artista, al igual que las redes sociales de Internet, donde dejaron sus palabras intérpretes como el colombiano Juanes.

Su destacada trayectoria convirtió a esta enamorada del canto en un icono para sus colegas que "pelearon" este año para poder obtener un lugar en los discos "Cantora" y "Cantora 2", preciado trofeo que lograron personalidades de la talla de Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Shakira, Caetano Veloso y Jorge Drexler, entre otros.

Ambas producciones, calificadas por la propia Sosa como dos "obras de arte", se convirtieron en un éxito de ventas en Argentina.

Como la cantante folclórica más reconocida y premiada de Argentina, Mercedes Sosa sedujo además a los máximos referentes de otros ámbitos de la música, como el fallecido Pavarotti, con quien cantó en 1999 ante 30.000 espectadores en el popular estadio de Boca Juniors.

También cruzó su voz con la del fallecido Roberto Goyeneche, referente del tango rioplatense, con quien grabó un clásico del dos por cuatro como "Los mareados", y fue convocada a cantar con figuras como Sting, Andrea Bocelli, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Gal Costa, entre muchos otros.

Otro escenario en el que esta firme defensora de los derechos humanos cautivó al público fue la Sala Nervi del Vaticano, donde en 1994 representó a las voces de América en el Segundo Concierto de Navidad.

"La Negra" brilló además en dos ocasiones en el teatro Colón de Buenos Aires, donde ofreció el último concierto de esta sala, uno de los principales escenarios de la lírica y la danza del mundo, actualmente en restauración.

Sosa, prohibida y exiliada durante la última dictadura argentina (1976-1983), también tuvo varias participaciones en cine y se puso en la piel de productora musical, que le permitió reunir en la década del 80 en el espectáculo "Sin Fronteras" a la colombiana Leonor González Mina, la venezolana Lilia Vera, la brasileña Beth Carvalho y la mexicana Amparo Ochoa.

Su destacado recorrido hizo que obtuviera tres premios Grammy Latino y que las Naciones Unidas y el Gobierno de Francia, donde vivió exiliada, le otorgaran reconocimientos a la intérprete conocida entre los íntimos como Marta.

"Mi mamá dice que mi papá olvidó mi nombre adrede cuando me fue a inscribir al Registro Civil. Me puso Haydeé Mercedes en vez de Marta Mercedes. Mi mamá quería que me llamara Marta. Y todos desde que me recuerdo me vienen llamando Marta. Soy la Marta y me gusta mucho más ser la Marta que Mercedes Sosa", señaló la propia artista, que soñaba con ser "la voz de América Latina", y lo logró.

EFE