Foto: Difusi
En una actuación que sólo puede ser descrita como una pedrada al público, una empapada de sudor Whitney Houston intentó cantar su éxito "I Will Always Love You" durante un concierto la noche del lunes en Australia.

Corrientemente Whitney alcanza su nota más alta sin mayores problemas pero estaba cantando y de pronto se dio vuelta, caminó hacia una mesa detrás de ella, y luego se pasó una cantidad excesiva de tiempo preparándose para la gran final.

Cuando Whitney finalmente estuvo lista, volvió al micro y cantó el coro de la canción pero de tal modo y en tal grado de debilidad que si hubo que calificar en la escala de la A a la E, logró una E solo por el esfuerzo que hizo. El público se quedó sorprendido por lo que vio y oyó.