David Bowie: Recordamos algunos de sus discos más destacados a cuatro años de su muerte

El 8 de enero, David Bowie habría cumplido 72 años. Falleció un 10 de enero de 2016, pero dejó como despedida el "Blackstar", cuya fecha de lanzamiento coincidió con su último cumpleaños. Aquí una muestra de algunos de  los discos más destacados de su trayectoria.

A su manera, David Bowie fue un músico esquivo. Su habilidad para reinventarse con cada disco, hizo de él una criatura extraterrestre, un hombre del espacio o un duque de creencias fascistoides. Muestras, sin duda, de un artista provocador. Aquí mostramos algunos de los álbumes más destacados de su trayectoria.

| Fuente: Composición

"David Bowie" (1969). Aunque compartió el título con el álbum debut de 1967, este "David Bowie" de 1969 fue relanzado en 1972 bajo el nombre de "Space Oddity". Al contrario del primer disco, en este se avizora el sello camaleónico que marcaría la carrera de Bowie en adelante, e incluyó su primer gran éxito, titulado también "Space Oddity", que fue utilizado por la BBC durante la transmisión del alunizaje en 1969.

| Fuente: Davidbowie.com

"Hunky Dory" (1971).  Uno de los discos más aclamados de David Bowie, con sencillos que combinaron el rock proto-glam y ciertas baladas íntimas, además de rendidos homenajes a los referentes del artista como Andy Warhol y Bob Dylan. El álbum incluye éxitos como "Changes", "Oh! You Pretty Things", "Life on Mars?", "Kooks" y el imprescindible "Quicksand". 

| Fuente: Davidbowie.com

"The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars" (1972). Bowie fue un artista capaz de crear nuevas identidades. Un desfile de máscaras cuya cima llega con Ziggy Stardust, personaje de este álbum conceptual con marcadas influencias del glam-rock. Sus clásicos "Starman", "Five Years", "Soul Love", entre otros, lograron elevarlo a estrella pop.

| Fuente: Davidbowie.com

"Aladdin Sane" (1973). A esas alturas, el sexto álbum de David Bowie confirmó su eclecticismo ante la crítica. Visto como una continuación del álbum anterior, el "Aladdin Sane" fue definido por el músico como la llegada de Ziggy Stardust a América. Su sonido, sin embargo, luce más transgresor que el disco de 1972, llegando a mezclar toques de jazz en el sencillo homónimo.

| Fuente: Davidbowie.com

"Diamond Dogs" (1974). Si en sus anteriores discos había visitado el espacio, incluyendo Marte y la Luna, en este disco Bowie se atreve a crear un mundo distópico, inspirado en el "1984" de George Orwell. Halloween Cat, protagonista del "Diamond Dogs", le da forma a este álbum definido como un "precursor del punk", que explora una ciudad signada por la hambruna y las carencias.

| Fuente: Davidbowie.com

"Station to Station" (1976). Bowie se despidió del maquillaje glam-rock y acentuó su inclinación hacia el funk y el soul, mezclándolos con sintetizadores y el germano "motorik". Además, dio origen a una de sus creaciones más famosas: The Thin White Duke, también conocido como el el Duque Blanco, parteaguas artístico en su carrera. "Golden Years", "Wild Is the Wind" y otros temas estrenaron esta nueva faceta.

| Fuente: Davidbowie.com

"Low" (1977).  La primera colaboración de Brian Eno con Bowie surgió en este disco, llamado a redireccionar el estilo del músico británico hacia texturas más electrónicas. Compuesto durante el alejamiento del artista de su experiencia con las drogas, "Low" inauguró la llamada "Trilogía de Berlín" y significó uno de los puntos más altos y vanguardistas de su trayectoria.

| Fuente: Davidbowie.com

"Heroes" (1977). La segunda entrega de la "Trilogía de Berlín", que culminó con "Lodge", "Heroes" fue grabado en un Berlín dividido por el Muro. Y algo de esa ambivalencia late en este disco que integra ritmos rockeros y sonidos ambientales de los sintetizadores. Brian Eno volvió a colaborar, pero también fue convocado Robert Fripp, guitarrista de King Crimson.

| Fuente: Davidbowie.com

"Scary Monsters" (1980). David Bowie dio la bienvenida a una nueva década, visitando elementos de su discografía como el personaje Major Tom (del sencillo "Space Oddity") o letras que aludían a una visión atormentada, parecida al "Diamond Dogs". "Scary Monsters" marca diferencias rítmicas con su trilogía, debido a urgencias comerciales, aunque mantiene presente las huellas de Eno y Fripp.

| Fuente: Davidbowie.com

"Let's Dance" (1983). "Modern Love", "China Girl" y "Let's Dance" se convirtieron desde su lanzamiento en éxitos comerciales para la carrera de un Bowie que apostó por sencillos menos vanguardistas, con una línea más inclinada al pop de la época. Aunque desdeñado por algunos críticos, "Let's Dance" resulta una buena puerta de entrada a la discografía del artista.

| Fuente: Davidbowie.com

"Blackstar" (2016). La reinvención fue su consigna. Y solo así David Bowie resucitó entre la noticia de su muerte, ocurrida un 10 de enero de 2018, con este álbum que significó una gloriosa despedida. Una mezcla de rock con jazz experimental, que puede ir desde la melancolía del "Blackstar" a los sonidos frenéticos de "Tis a Pity She Was a Whore", redondeó el mejor punto final del artista. 

| Fuente: Davidbowie.com
¿Qué opinas?